Unas consecuencias económicas negativas por las que, según la consejera de Economía de la DGA, Marta Gastón, “todos somos ya más pobres”

En un día reivindicativo en el que ha vuelto a sonar el «no a la guerra», precisamente este jueves se cumplía un mes de la invasión rusa de Ucrania, las Cortes de Aragón han debatido sobre los efectos que está generando en la economía aragonesa. Unas consecuencias económicas negativas por las que, según la consejera de Economía de la DGA, Marta Gastón, «todos somos ya más pobres», con más de 700 trabajadores de cinco empresas en ERTE por el conflicto.

En este sentido, la oposición le ha demandado «medidas concretas» para hacer frente a las recurrentes subidas de los precios de las energías, los carburantes y las materias primas. Demandas a las que Gastón ha avanzado que irán en la línea de las fijadas este jueves en el Consejo Europeo y en el próximo Consejo de Ministros del día 29 de marzo. «Necesitamos unidad en la acción y en la respuesta por el impacto y el potencial de la onda expansiva de la guerra», ha señalado.

Por otra parte, la máxima responsable en Economía ha reconocido que los «efectos inmediatos» del conflicto en Ucrania también se están notando en el empleo a nivel regional. «Tenemos cinco expedientes de ERTE, pertenecientes a la provincia de Teruel, que afectan a 703 trabajadores», ha sostenido, tras añadir que otras 15 personas se encuentran con una reducción de jornada.

En un Pleno marcado por «muchas quejas, pero pocas propuestas», como han tildado desde el cuatripartito, y con las peticiones constantes de la oposición para bajar los impuestos, Gastón se ha escudado en que «de poco sirve tomar medidas al tuntún». «Estar a la altura requiere saber que la unidad es fundamental y que no se puede generar una expectativa falsa de que un gobierno tiene en sus manos la situación a esta crisis compleja que es susceptible de empeorar», ha manifestado. «Es complicado precisar el impacto de esta crisis: no sabemos cuánto va a durar la invasión ni por duración ni por intensidad», ha subrayado.

Sin embargo, la oposición le ha recriminado que el Ejecutivo autonómico «siga esperando a ver qué dice Europa, mientras se llena los bolsillos». «Los hospitales se van a llenar de negocios malheridos y las ucis de empresas en suspensión de pagos», ha lamentado el diputado de Cs Javier Martínez. «El fanatismo les impide bajar los impuestos», le ha interpelado el parlamentario del PP, Javier Campoy, quien ha destacado que «si no hay transporte, las empresas van a dejar de producir todos los productos, también los esenciales».

Por su parte, desde Podemos, Nacho Escartín, ha apostado por cambiar la política monetaria por la tributaria. «Hay que bajar los impuestos a las familias, los autónomos y las pymes, pero subirlos a los que se están beneficiando», ha aclarado. Mientras que Joaquín Palacín (CHA) ha apostado por crear «nuevos fondos, como los Covid, para ayudar a las empresas». Por último, Jesús Guerrero (PAR) ha incidido en mantener la senda europea. «Europa debe marcarnos el camino y, a partir de ahí, implementar políticas de corte social y económico», ha asegurado.

NOTICIAS DESTACADAS