Los trabajadores mantienen unas medidas de flexibilización interna y el ERTE que continúa en vigor hasta fin de año

La planta de Stellantis en Figueruelas ha retomado la actividad con cierta normalidad en el turno de noche de este domingo después de que la semana pasada se viera obligada a parar la actividad por la falta de microchips. Lo hace, no obstante, en un clima de incertidumbre, conscientes de que los suministros pueden volver a fallar “en cualquier momento”, lo que obligaría a volver a detener la fabricación de vehículos.

No en vano, antes de las vacaciones, la planta acumulaba unos tres meses de normalidad en la producción, pero, desde la vuelta de vacaciones el 15 de agosto, apenas han podido trabajar unos días por un problema “grave, urgente e imprevisto” de falta de microchips. “En cualquier momento pueden decir que la distribución puede volver a fallar por lo tensionado que está el sistema”, ha explicado el presidente del Comité de Empresa de la factoría, Rubén Alonso.

Así, los trabajadores mantienen unas medidas de flexibilización interna y al ERTE que continúa en vigor hasta fin de año. “Como llevábamos los tres meses de antes de verano trabajando con normalidad, ese periodo hace que baje el porcentaje de días no trabajados”, ha señalado Alonso, quien incide en la poca capacidad de previsión a medio y largo plazo que puede hacerse con estos problemas de suministro.

Elecciones sindicales, nuevo convenio y las inversiones del Perte

Estos problemas surgen en el inicio de un curso importante para la planta de Figueruelas. En los próximos meses, los 5.000 trabajadores de la factoría elegirán a un nuevo Comité de Empresa que será el encargado de negociar a final de año el nuevo convenio colectivo, toda vez que el actual, firmado tras una negociación en la que estuvo en jaque el futuro de la planta, finaliza en este 2022, en un contexto económico muy delicado.

En este sentido, Alonso, de UGT, que tiene 12 de los 33 delegados, espera que se mantenga la mayoría sindical que respalde y permita llegar a un nuevo acuerdo beneficioso y satisfactorio para todas las partes. Actualmente, el comité lo completan CGT, CCOO, OSTA, Stopel y Acumagme.

Asimismo, la compañía también debe comenzar a aplicar el Perte que presentó al Ministerio de Industria, el conocido como Proyecto Tesis, por el cual Stellantis ya tiene confirmados 42,5 millones de euros de fondos euros para financiar los 223 millones previstos de inversión. Tesis se divide en un total de 41 proyectos primarios y se centra en el desarrollo de las tecnologías que hagan posible la fabricación de nuevos modelos con versiones eléctricas en la planta a partir de 2023, lo que traería a la Comunidad, según informaron medios especializados, el Peugeot e-208 y del Lancia Ypsilon, aunque la multinacional no confirmó este extremo y condicionó las inversiones a las ayudas públicas del Ministerio de Industria.

NOTICIAS DESTACADAS