Aliaga ha restado importancia a que puedan acordarse algunas restricciones en el suministro

“Estamos en una guerra energética y hay que defenderse con armas, ahorrando y siendo más eficientes”. Este es el mensaje que ha lanzado el vicepresidente y consejero de Industria, Arturo Aliaga, tras participar en la conferencia sectorial de Energía convocada por la ministra del ramo para preparar la reunión de los responsables europeos de este viernes, donde pueden tomarse decisiones a nivel comunitario de cara al invierno.

En este sentido, Aliaga ha restado importancia a que puedan acordarse algunas restricciones en el suministro, poniendo como ejemplo los cortes de agua que se producen en épocas de sequía. “En mi casa, hace pocos días, anunciaron que de 2.00 a 5.00 horas se cortaba el suministro eléctrico para arreglar alguna avería, y se corta. Estamos en una situación que está provocando una guerra energética”, ha incidido, mencionando otras posibles medidas de ahorro como apagar las luces, no utilizar una sola persona el ascensor o cambiar bombillas por luces LED.

Igualmente, la reunión ha servido para tratar nuevas propuestas al Plan de Contingencia sobre ahorro energético que Moncloa va a enviar a Bruselas. En este asunto, Aliaga ha insistido en impulsar el desarrollo de comunidades energéticas y que lideren la sustitución de las energías fósiles por renovables. “La legislación no está ajustada y es necesario hacerlo para que esas instalaciones puedan fluir como elemento de sustitución de energías fósiles por energías renovables, como ya sucedió con el autoconsumo”, ha afirmado.

Asimismo, el vicepresidente ha pedido que se tenga en cuenta a las comunidades con más peso en el PIB industrial. De hecho, las grandes industrias de cogeneración estarán cubiertas por el tope al gas, como pedía Aragón, lo que significa que se beneficiarán también de la mencionada excepción ibérica. Se trata de una de las reivindicaciones que ya había trasladado el vicepresidente aragonés al Ministerio para la Transición Ecológica con el objetivo de para paliar los efectos de la crisis energética, por lo que Aliaga valora como “positiva y acertada” la decisión de Sánchez. Según los datos de la CNMC, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, en Aragón hay 35 instalaciones de cogeneración con 512 MW que representan un 10% de la cogeneración de toda España.

En este mismo sentido, Aragón ha completado sus aportaciones con las propuestas que han hecho llegar empresarios y representantes de los trabajadores y que se centran en la petición de medidas de aplicación interna en la administración, de impulso a autoconsumo y a las inversiones en eficiencia, de modificación en la legislación estatal y la aplicación de medidas de ahorro, tanto en el transporte como en el impulso al teletrabajo. De hecho, uno de los núcleos de la propuesta aragonesa se basa en abrir programas específicos de choque para empresas y pymes especialmente afectadas.

Finalmente, el documento enviado desde Aragón hace hincapié en la necesidad de agilizar los trámites de las energías renovables. La Dirección General de Energía gestiona en la actualidad más de 600 proyectos de energías renovables que suman más de 12.000 MW, un elevado volumen para el que se pide esa agilización en los trámites porque su resolución es el paso necesario para su puesta en funcionamiento. No en vano, Aragón genera el 12% de toda la renovable que se consume en España. Se plantea el incremento de fondos y la dotación de recursos humanos para avanzar en la gestión de expedientes. Además, se considera una prioridad aumentar las dotaciones presupuestarias para la pobreza energética, como el bono social térmico que en Aragón llega a más de 30.000 hogares.

NOTICIAS DESTACADAS