Trabajadores de Lacasa preparando el turrón
Desde Chocolates Lacasa no esconden su objetivo de recuperar las cifras prepandemia

No hay sector que se escape de la inflación ni de la subida de los precios que azota a todo el planeta, por mucho que sea tan dulce y apetecible como un trozo de turrón. Así lo están sufriendo en Chocolates Lacasa, que ya ha arrancado la producción de su turrón con la mirada puesta en la campaña navideña, o antes, porque ya hay supermercados que han comenzado a llenar sus estanterías de estos dulces, y ni siquiera han pasado las Fiestas del Pilar.

Porque sí, no es una ilusión ni una fantasía. “Cada año llegan antes los turrones”, reconoce Macarena Lacasa, directora de Marketing de Chocolates Lacasa, que no se escapa de los problemas de distribución que está sufriendo la industria, ya sean microchips o cacao y almendras. “Es un año bastante atípico. La recepción de las materias primas está siendo un poco caótica por tiempos e indisponibilidades. Estamos consiguiendo que afecte lo menos posible a la producción normal”, ha explicado.

Para esta campaña, es cierto que desde la empresa barajan datos “inciertos”, incluso con previsiones de una bajada generalizada del consumo hasta diciembre, pero no esconden su objetivo de recuperar las cifras prepandemia. “Tenemos mucha esperanza. Que la gente se vuelva a reunir después de dos años muy complicados se necesita. Hemos sido optimistas y creen que, a pesar de todo, volveremos a las ventas de 2019. Todos tenemos ganas”, ha señalado Lacasa, que lamenta la “incertidumbre” en torno a la evolución económica.

Lacasa no se escapa de los problemas de distribución que está sufriendo toda la industria, ya sean microchips o cacao y almendras

LA CAMPAÑA DE NAVIDAD, CLAVE

Una campaña de Navidad que supone una época del año clave para Chocolates Lacasa, aunque no tanto por el consumo de turrón y su impacto en la facturación anual, sino por el “alma de turrón” con el que nació la empresa. “Es importante, pero por el consumo en global. El chocolate se consume mucho más de septiembre a febrero, pero el turrón como tal no tiene tanto peso”, ha detallado la directora de Marketing.

De hecho, la empresa ya no necesita hacer un refuerzo en la plantilla durante estos meses, manteniendo estable el cerca de millar de trabajadores de los que dispone entre sus dos plantas de Zaragoza, entre ellas la central en Utebo, Toledo, Oviedo y Tánger, así como filiales comerciales en Lisboa, Dijon y Buenos Aires. “Prácticamente ya no tenemos estacionalidad, porque nuestros productos se consumen todo el año. Ya no es la fábrica puramente estacional, donde solo entraban trabajadores para fabricar turrón”, ha afirmado Lacasa.

Actualmente, el 25% de la producción de Chocolates Lacasa se destina a la exportación, aunque tienen más peso los Lacasitos y los Conguitos, que salen también de la fábrica de Utebo, mientras que el turrón tiene más éxito en Centroamérica y Sudamérica. “Los que viven ahí consumen turrón como parte de su cultura, mucho menos que en España, pero es una tradición en algunos hogares”, ha resaltado Macarena Lacasa, que cita a Argentina como uno de esos países donde más éxito tienen los chocolates “made in Zaragoza”.

170 AÑOS DE VIDA

Precisamente, Chocolates Lacasa celebrará esta Navidad con sus 170 años de vida desde que nacieron desde una tienda de ultramarinos de Jaca. Poco queda -como empresa- de aquel pequeño local jacetano, pero nadie pierde de vista que esa tienda y esos productos “son los que nos han hecho llegar hasta aquí”. “Queremos seguir creciendo como lo hemos hecho hasta ahora, sin perder los valores que nos caracterizan como empresa familiar”, ha añadido Lacasa.

LO MÁS VISTO