Entre las enfermedades laborales invisibilizadas en Aragón destacan las que se sufren en huesos y músculos

En Aragón, en el periodo comprendido entre enero y agosto de 2022, se han registrado 810 personas con enfermedades por motivo laboral. De ellas, 358 están de baja y 452 continúan trabajando, según datos que se reflejan en el Informe de Siniestralidad Laboral elaborado por Comisiones Obreras. Sin embargo, como afirman desde el sindicato, “esta cifra es mucho mayor” ya que “la mayoría de enfermedades de origen laboral se tratan como normales”. Como solución, proponen la puesta en marcha de una red de médicos centinela.

En comunidades como Navarra, Asturias y La Rioja ya cuentan con este sistema. Los médicos centinela pertenecen al sistema público de salud y reciben una formación específica para detectar y notificar si el origen de una enfermedad es laboral. Un método que, según CCOO, “funciona y se refleja en las cifras”. Por ejemplo, en Asturias el número de enfermedades por exposición a cancerígenos en el trabajo tuvo un índice de 1,69 en 2021, mientras que el de Aragón fue nulo.

«Si nos tiramos años apretando tuercas en una fábrica y acudimos al médico con una tendinitis, lo normal es que sea por este trabajo»

Luis Clarimón, responsable de Salud Laboral de CCOO

Como ha explicado Luis Clarimón, responsable de salud laboral del sindicato, entre las enfermedades laborales invisibilizadas en Aragón destacan las que se sufren en huesos y músculos. Estas ocurren en trabajos industriales, que suelen ser muy repetitivos, y también en trabajos sociosanitarios, de cuidados y de limpieza. “Si nos tiramos años apretando tuercas en una fábrica y acudimos al médico con una tendinitis, lo normal es que sea por este trabajo. Es necesario que el médico lo identifique y notifique”, ha indicado el responsable.

Desde el sindicato afirman que, por parte del Gobierno de Aragón, ya se ha licitado el sistema informático y ha comenzado la formación de médicos centinela. Así, esperan que antes de mayo de 2023 esta red sea una realidad. “Las enfermedades profesionales tiene que atenderlas la mutua y las comunes la Seguridad Social. Si todas se atienden como normales, no paga quien debe, no constan en las estadísticas y tampoco se contemplan en los planes de prevención de riesgos de la empresa”, ha concluido Clarimón.