Más de 5.000 trabajadores eligieron su representación ante la Dirección de la compañía para los próximos cuatro años

UGT lograba revalidar este jueves la victoria en las elecciones al Comité de Empresa de la planta de Stellantis en Figueruelas, sumando once de los 31 delegados. Más de 5.000 trabajadores eligieron su representación ante la Dirección de la compañía para los próximos cuatro años, que se iniciarán con la negociación del nuevo convenio colectivo en un contexto de incertidumbre económica a nivel mundial y en medio de una crisis de suministros de microchips.

Desde el sindicato han mostrado su agradecimiento a la plantilla por su apoyo en estas elecciones y la confianza mostrada en ellos para “liderar los cambios” que se avecinan en el sector de la automoción y, en concreto, en la planta zaragozana. El secretario general de UGT FICA, Juan José Arcéiz, marca las pautas para la negociación del convenio, como el “mantenimiento del empleo” con unas “condiciones dignas” y una “esperanza de hacer un proyecto de vida trabajando en Opel”. “El reto es muy grande, aunque no nos preocupa el corto plazo en exceso”, ha señalado.

En este sentido, el responsable de la rama de Industria en UGT ha advertido del antes y después que va a marcar el 2026, año en el que Stellantis solo producirá vehículos a través de sus plataformas Stella, no apta para vehículos de combustión, lo que pone en riesgo la continuidad de la línea 1 de Figueruelas, dedicada actualmente al Crossland X y al Citroën C3. “Tenemos que tratar que la planta no pierda capacidad productiva y nos asignen modelos eléctricos para las dos líneas de producción”, ha remarcado Arcéiz, que ha reclamado también inversiones en la nave de Prensas o se amplíe el taller de baterías, lo que haría que el impacto sobre el empleo sea “pequeño”.

Por su parte, CGT se mantiene como segunda fuerza, igualando el número de delegados (siete) que en las anteriores elecciones, pero sumando un mayor porcentaje de votos. Su objetivo es defender “a ultranza” los derechos de los trabajadores y “no firmar” ningún “retroceso” en las condiciones laborales. “Cuando se acerca la negociación siempre diseña ya un escenario. En este caso es la posible pérdida de empleo al electrificar la planta. Eso ya lo sabíamos y siempre juega con eso. Llevamos unos ritmos de trabajo completamente abusivos”, ha explicado su cabeza de lista, César Yagüés, que se encuentra a la espera de un juicio contra la compañía por un despido que considera injusto.

Además, CCOO ha perdido un delegado, pasando de seis a cinco, aunque, tal y como ha valorado su secretaria general en Industria, Ana Sánchez, se mantiene dentro de un “bloque negociador” junto a UGT, OSTA y CCP, la antigua Acumagme. En esta línea, CCOO va a reivindicar un “avance salarial” para los trabajadores, con una contratación “más lógica y estable y menos precaria”, así como lograr más seguridad sobre si se trabaja o no en una misma semana, aunque conscientes de que este asunto “tiene más que ver con el sector del automóvil y los movimientos geoestratégicos mundiales”.

NOTICIAS DESTACADAS