Foto de un edificio de pisos
Los aragoneses cambiarán sus hábitos este invierno para ahorrar en su factura. Foto: Laura Trives

Los hogares aragoneses destinan un 9% de sus ingresos a pagar la factura energética, situándose el gasto medio mensual en gas, electricidad y carburante en 192 euros. Así lo recoge el estudio de “La factura energética en el hogar” realizado por el Grupo Mutua Propietarios donde también se aprecia que los hogares vulnerables son los que, proporcionalmente, más ingresos destinan al pago de la energía llegando a rozar el 25% del total.

De acuerdo con el informe, el incremento de la factura energética ha provocado que prestemos mayor atención a determinadas rutinas con el objetivo de reducir el gasto. Llenar más los electrodomésticos (93%), revisar las facturas para conocer el consumo mensual (83%) y regular la temperatura de la calefacción o el aire acondicionado, son los tres hábitos energéticos más habituales en el hogar.

Con el fin de afrontar un invierno que se prevé duro, un 59% de los aragoneses afirma estar dispuesto a cumplir con las medidas sugeridas por el Gobierno dentro del Plan +SE (Plan Más Seguridad Energética), con el que desea aportar a los hogares más seguridad frente a los precios de la energía.

“La situación actual exige a los hogares y las comunidades de propietarios una reflexión hacia un modelo de consumo energético más eficiente y responsable que contribuya a preservar los recursos”, ha afirmado la subdirectora general de Estrategia, Clientes y Canales Alternativos del Grupo Mutua Propietarios, Laura López.

UN CAMBIO DE HÁBITOS PARA AHORRAR ENERGÍA

Los hogares consultados aseguran que cambiarán sus hábitos incluyendo acciones como cerrar las persianas por la noche (88%); apagar la calefacción mientras se duerme (82%), o mantener el hogar a una temperatura máxima de entre 19 y 21 grados (76%). En menor medida, un 59% de los españoles afirma que cambiará el coche por el transporte público, o reducirá el termostato a 15 grados si sale de casa (60%).

Los aragoneses destinan un 9% de sus ingresos a pagar la factura energética

Para tratar de cumplir estos compromisos de la mejor forma posible, los aragoneses ya se han anticipado realizando obras en sus casas. Entre las principales mejoras realizadas se observa cómo las que conllevan un retorno económico más rápido –cambio de bombillas por sistemas de iluminación led (82%), electrodomésticos energéticamente eficientes (66%), aislamiento en las ventanas (68%) o la colocación de toldos (55%)- son las que mayormente se han implementado. Sin embargo, aquellas inversiones más elevadas y con un retorno a largo plazo como la instalación de paneles solares (5%), puntos de recarga de coche eléctrico (5%) o instalación de sistemas de aerotermia (4%) todavía son residuales en los hogares aragoneses.

COMUNIDADES DE PROPIETARIOS

El incremento de los costes energéticos no solo afecta a los hogares a título individual, también a las comunidades de propietarios. Si bien es cierto que un 45% de los aragoneses reconoce que no ha sufrido incrementos en la cuota de la comunidad por este motivo, un 27% admite lo contrario, incrementándose en una media de 31,6 euros mensuales, lo que representa un extra de 380 euros al año en gastos de comunidad por hogar.

En este sentido, el estudio del Grupo Mutua Propietarios señala que, 6 de cada 10 comunidades han realizado mejoras energéticas en los últimos dos años. El cambio de iluminación (37%), la rehabilitación de tejados (28%) y las obras de mejora de la fachada (23%) son las tres principales actuaciones realizadas en los edificios de viviendas.

Sin embargo, solo un 16% de las comunidades que ha realizado obras de mejora energética solicitó algún tipo de ayuda o subvención, y a un 10% le fue concedida. En este punto, es destacable la diferencia sustancial entre las comunidades con o sin administrador de fincas a la hora de conseguir dicha ayuda: las que tienen este servicio duplican el porcentaje de concesión, pasando de 5% al 11%.

Estos datos ponen de manifiesto que el grado de conocimiento de ayudas y subvenciones destinadas a la mejora energética es muy bajo. De hecho, según el estudio “La factura energética en el hogar”, solo el 18% de los españoles asegura que su comunidad tiene conocimiento de la existencia de ayudas a la rehabilitación energética de fondos europeos.

NOTICIAS DESTACADAS