Entre sus reivindicaciones se centran en la puesta en marcha de unos "bonos eléctricos" como los establecidos con la pandemia

“Estamos en una situación crítica”. Este es el SOS que la hostelería y el comercio de toda España va a lanzar este martes, a las 19.00 horas, con un apagón generalizado de sus establecimientos durante cinco minutos. Protestan así contra los disparados costes de la energía que tienen que asumir en sus establecimientos, llegando a multiplicarse la factura eléctrica por tres o por cuatro con respecto a hace un año.

En concreto, en Zaragoza se agruparán en el entorno de la plaza del Pilar, en la esquina de la calle Alfonso, donde, junto a entidades del comercio como ECOS, mostrarán su “descontento” con la nueva ley energética y exigiendo una solución. “Las cafeterías se apagarán durante cinco minutos y saldremos con unas velas en los veladores de las terrazas”, ha explicado el presidente de la Asociación Cafés y Bares de Zaragoza, José María Marteles.

Entre sus reivindicaciones se centran en la puesta en marcha de unos “bonos eléctricos” como los establecidos con la pandemia, además de la eliminación de peajes por cambio de tarifa, la rebaja de impuestos energéticos o la compra agrupada de energía.

DE MIL EUROS AL MES A MÁS DE 3.000

Porque, asegura Marteles, la situación ya se ha vuelto casi insostenible para los establecimientos, sobre todos los más pequeños, regentados por una familia, que ven con resignación cómo se ha multiplicado la factura de la luz. “Un local que pagaba unos mil euros ahora le sale por más de 3.000 euros. Es una subida de 25.000 euros al año”, ha resaltado, reconociendo que en el último mes ha bajado ese coste, pero con la incertidumbre de no saber cómo va a evolucionar en los próximos meses.

Todo ello, además, a las puertas de un invierno que puede suponer la puntilla para los locales que todavía permanezcan con la persiana levantada. “Calculamos que muchos bares pequeños, si no se arregla el precio de la luz, van a caer. Aún no nos hemos recuperado de dos años de pandemia, donde muchos establecimientos ya no pudieron aguantar pagando los locales”, ha advertido Marteles.