Trox La Cartuja
La empresa está ubicada en el polígono de La Cartuja en Zaragoza, aunque es de matriz alemana

La Dirección de la empresa Trox, ubicada en el polígono de La Cartuja, aunque de matriz alemana, ha decidido prescindir de 19 trabajadores, a los que ha comunicado repentinamente su despido. Esta noticia se dio a conocer la semana pasada durante una visita de los directivos a la planta.

La compañía, dedicada al desarrollo de sistemas y tecnologías para la climatización de los espacios, aduce pérdida de actividad como motivo para producir los despidos, aunque desde CCOO mantienen que esta se debe al traslado de producción de la planta a Marruecos. El sindicato ha rechazado estas salidas y han exigido a la Dirección que cumpla con sus compromisos con el Gobierno de Aragón y mantener el empleo y los proyectos para la fábrica.

Durante el 2019, la empresa comunicó el traslado de actividades a la planta de Marruecos, pero se comprometió a traer nuevos proyectos de mayor valor añadido a la fábrica de La Cartuja, que todavía están pendientes.

Los despidos, según han explicado desde CCOO, han generado un clima de tensión en la empresa que lleva arrastrándose tiempo por la falta de acuerdos en la negociación del convenio colectivo. En este momento las negociaciones se encuentran bloqueadas por la Dirección de la Empresa, ante un intento de revocación del Comité de Empresa.

LA EMPRESA CULPA AL COMITÉ DE EMPRESA DE BLOQUEAR LAS NEGOCIACIONES DEL CONVENIO COLECTIVO

Tras hacerse públicos estos despidos, la compañía ha emitido un comunicado donde ha culpado al Comité de Empresa de haber llegado a esta situación, asegurando que su “falta de interés” en negociar el convenio colectivo ha “obligado” a tomar esta “dolorosa medida que no entraba en los planes” de la Dirección. En este texto, además, confirma el traslado de la producción de la rejilla a la nueva fábrica de Tánger.

Según la empresa, el Comité de Empresa rompió “de forma unilateral” las negociaciones para renovar el convenio colectivo en febrero de 2022, sin emitir una nueva propuesta hasta el mes de octubre. Un planteamiento que “no solo no aporta ninguna solución a los problemas planteados, sino que añade nuevas peticiones que reducirían aún más la competitividad de la factoría”, destaca el director de Negocio Internacional del Grupo TROX, Karl Palmstorfer, que visitó la planta el 27 de octubre.

Así, la compañía ha condicionado el mantenimiento de la actividad en La Cartuja, “e incluso de realizar inversiones en ella”, a que el Comité de Empresa “ponga fin a su estrategia de conflicto perpetuo” y negocie un nuevo convenio “con los aspectos solicitados por la compañía”.