Antonio Artal: “Trabajar con materiales naturales es respetar al medio ambiente y al consumidor”

Antonio Artal es el presidente del Comité Aragonés de Agricultura Ecológica, que controla la producción de estos alimentos en la Comunidad. Así, desde el Comité inscriben a los agricultores y ganaderos, les ofrecen formación y certifican el método de producción para que se rija por los estándares de la ecología. Además, se encargan de la promoción de estos alimentos y, como parte de ello, forman parte de la campaña Aragón Alimentos Nobles.

PREGUNTA.- ¿Qué es el Comité Aragonés de Agricultura Ecológica?
RESUPESTA.- El Comité es una corporación de derecho público, somos parte del Gobierno de Aragón, de la Administración. Lo que hacemos principalmente, y únicamente es certificar todo lo que son productos ecológicos aragoneses.

P.- ¿Cuáles son las funciones y objetivos de este Comité?
R.- La agricultura y la ganadería ecológica tienen que cumplir un reglamento europeo, que sobre todo es un proceso de trazabilidad. Un proceso de control supervisa todo aquello que se ha ejecutado en parcelas o en animales y finaliza en un producto transformado, elaborado o envasado. El Comité lleva una trazabilidad de este producto de principio a fin.

La agricultura y la ganadería ecológica tienen que cumplir con un proceso de trazabilidad marcado por Europa

P.- ¿Qué tiene que tener un producto para ser ecológico? ¿Cómo podemos reconocerlos?
R.- Según marca el reglamento europeo, hay un logotipo específico que debe ir reflejado en todos los productos ecológicos. Es un fondo verde o negro con una hoja con estrellas y ese siempre tiene que estar. Además, el del Comité tiene otro logotipo, que es del Ministerio, y en el cual se hace constar que es un producto verificado. Se refleja un número que nos dio Europa en su momento, que comienza por Esecoar, y así se certifica también que es de Aragón.

P.- ¿Cuánta producción de alimentos ecológicos hay en Aragón?
R.- En Aragón se ha experimentado un crecimiento de más de un 20% en este último año en superficie y productores. Hemos pasado de 1.300 productores a 1.600 entre agricultores, ganadores y empresas. En cuanto a superficie, hay un total de 110.000 hectáreas dedicadas a la agricultura ecológica, aunque estamos un poco más flojos en ganadería porque es muy difícil encontrar superficies ecológicas donde los animales puedan pastar.

P.- ¿Y esta producción se consume en la propia Comunidad? ¿Se exporta?
R.- Tenemos de todo. Hay productos que se elaboran, se transforman y se consumen aquí y otros, como puede ser la materia prima en el sector cerealista, que sale de la Comunidad Autónoma. Por esto, se ha hecho un esfuerzo desde el Comité y la Consejería para potenciar la ganadería ecológica y que el sector de cereales se pueda consumir más aquí.

La materia prima del sector cerealista se elabora, se transforma y se consume en la propia Comunidad

P.- ¿Cuáles son las ventajas de consumir alimentos ecológicos? ¿Dónde podemos encontrarlos?
R.- La ventaja de consumir alimentos ecológicos es que no llevan, y por tanto no aportan productos químicos. Trabajar un poco con materias y materiales naturales nos lleva a un respeto al medio ambiente indudablemente y a la vez un respeto al consumidor. Es la principal fuente, el consumidor final. Además, ahora no es como hace 20 años y son muy fáciles de encontrar. Se pueden comprar en tiendas pequeñas, en muchas grandes superficies que ya han abierto ese escaparate al producto ecológico, en grupos de consumo y hasta los venden los propios productores.

P.- Algunos son reticentes a estos productos debido al precio a pesar de sus ventajas, ¿a qué se debe el mayor coste de los productos ecológicos?
R.- Entiendo que hay productos ecológicos que tienen que ser más caros, pero únicamente porque producirlos cuesta más. Es muy difícil coger la manzana como la conocemos, roja con cera, pero que no lleve cera, que brille, que no haya nada etc. Pasa igual en la ganadería, la carne es mucho más difícil de hacer porque es más costosa y lleva más tiempo. Al no tener nada químico un cordero o un ternasco convencional cuesta 35 días y aquí cuesta 50. Hay determinados productos que es insalvable el precio, y otros que no tienen por qué ser más caros.

Hay productos ecológicos que tienen que ser más caros, pero únicamente porque producirlos cuesta más

P.- Entonces, ¿qué productos ecológicos no son tan caros?
R.- Por ejemplo, de comer un plato de lentejas convencional a comer un plato de lentejas ecológicas hay una diferencia 5 céntimos en el producto. Medio kilo de uno vale 1 euro y el otro vale 2, pero de medio kilo salen cinco o seis platos. Quiero decir que la diferencia final no es tan grande como aparentemente se ve en el momento de la compra.

P.- A pesar de esta reticencia del consumidor, ¿han aumentado las ventas de productos ecológicos en los últimos años?
R.- Si, dese luego. En la pandemia la gente se ha dado cuenta que al final hay que ir a consumir esos productos, que son más sanos o que te garantizan una mayor seguridad alimenticia, y que están más controlados. Al final la gente se conciencia de que tenemos que salvaguardar el medio ambiente, salvaguardar nuestras ciudades. De hecho, si nos damos cuenta, en todo se está produciendo cambios, por algo es, ¿no? Entonces poco a poco.

P.- Para promocionar estos productos, se ha creado la campaña Aragón Alimentos Nobles, ¿cuál es el papel de Aragón Ecológico en ella?
R.- Pues el comité entra como una C de calidad. Tanto la agricultura como la ganadería ecológica son una acción trasversal donde caben todos. La verdad es que costo bastante hasta ahora dadas las circunstancias y la situación del comité, pues había intervenido poco en estas acciones. Pero ahora, bueno, ahora sí colaboramos con Industrias Agroalimentarias.

P.- Gracias a esta campaña se distribuirán los productos aragoneses a nivel nacional, ¿qué es lo que los hace únicos?
R.- Bueno, en teoría sus diferencias pueden ser todos los temas organolépticos y de sabor. El tomate zaragozano no es muy distinto al murciano, pero cambian sabores. Pasa igual con el ternasco, es muy distinto el de Aragón que por ejemplo un lechal de Ávila. Esa es la diferencia. De hecho, ya hay unas diferencias marcadas en el convencional que siguen produciéndose en el ecológico.

La campaña Aragón Alimentos Nobles sirve para promocionar alimentos como el ternasco aragonés

P.- Ahora se acerca una época de fiestas y celebraciones, ¿qué producto aragonés no puede faltar en nuestra mesa?
R.- Para Navidad hay un plato que le dicen el cardo de Navidad, que se cría en Muel. También tenemos frutos secos ecológicos, ternasco y pescado, aunque para conseguir pescado en ecológico sí que hay que ir siempre a piscifactorías. Y bueno, frutas y hortalizas también producimos. Yo considero que se pueden poner una mesa con productos aragoneses, con productos ecológicos, productos de calidad y productos buenos.

P.- De cara al futuro ¿cuáles son los próximos retos de la producción ecológica?
R.- En Aragón tenemos un grave problema, que es el envejecimiento de la gente que se dedica a la agricultura y a la ganadería. Sí que están entrando jóvenes, pero está costando. Además, otro de los temas fundamentales en la Comunidad es que estamos muy basados en agricultura en el sector cerealista únicamente y en el sector importante de frutas y hortalizas tampoco hay grandes empresas que se dediquen a ello. Estamos fuertes en productos no perecederos y es complicado un producto perecedero precisamente por eso, por ser perecedero.

Otras Entrevistas

LO MÁS VISTO