Este sería el cuarto expediente acordado en la planta desde que surgió la pandemia de Covid19

La Dirección de la planta de Stellantis en Figueruelas y el Comité de Empresa han comenzado a negociar este miércoles las condiciones del nuevo ERTE propuesto para obtener flexibilidad ante la crisis de microchips. En este primer encuentro, la compañía ha planteado una duración de 60 días de forma colectiva, que afectaría a 300 turnos de trabajo, y un máximo de 80 jornadas de forma individual.

Así, se tratarían de unas cláusulas prácticamente idénticas al expediente que se firmó para este año y que, con vigor hasta el 31 de diciembre, ha permitido a la factoría adaptarse a los variantes flujos de suministro de semiconductores, cuando están a punto de cumplirse dos años de los primeros paros en Figueruelas como consecuencia de esta crisis. En el acuerdo de hace un año se pactó que la compañía completara el salario hasta el 80%, aunque este punto todavía no se ha llegado a tratar en la reunión de este miércoles.

Ahora, los sindicatos pasarán a analizar la memoria explicativa que ha trasladado la empresa, teniendo en cuenta el estrecho calendario del que se dispone para negociar el ERTE antes de fin de año. “Las secciones sindicales tendrán que estudiarlo estos días, pero es parecido al de años anteriores, derivado a la crisis de semiconductores. Espero que haya predisposición. La empresa ha dicho que está dispuesta a dialogar y a llegar a un acuerdo”, ha señalado el presidente del Comité, Rubén Alonso.

En caso de firmar el ERTE, este sería el cuarto expediente acordado en la planta desde que surgió la pandemia de Covid19. El primero, en marzo de 2020, se llevó a cabo para hacer frente a las consecuencias de la expansión del coronavirus y el estado de alarma, mientras que los otros dos se pactaron por la crisis de suministros durante 2021 y 2022.

CONVENIO COLECTIVO

Estas negociaciones pueden servir en la factoría para calibrar los ánimos antes de iniciar las conversaciones del nuevo convenio colectivo, aunque desde el Comité de Empresa quieren desligar ambos asuntos, que “deberán ir por otros derroteros”, afirma Alonso. La preferencia del Comité sería constituir una plataforma unitaria que negociara el marco laboral para los próximos años, aunque, dadas las diferencias entre el bloque formado por UGT, CCOO, OSTA y CCP, que suman 20 de los 31 delegados, y CGT y Stopel, más críticos.

LO MÁS VISTO