Empresa aragonesa
A los empresarios les preocupa la falta de mano de obra especializada.

Un año que en el ámbito económico ha ido de más a menos. En pocas líneas, así califica CEOE Aragón el 2022 en su Informe de situación económica y perspectivas, debido al protagonismo total de la inflación como problema del crecimiento. Una dificultad que persistirá el próximo año y que se traducirá en una elevadísima incertidumbre para las empresas. Así, prevén un crecimiento del PIB del 0,6% para 2023 en Aragón, ligeramente inferior a lo esperado para España.

La economía aragonesa ha mostrado una trayectoria similar a la el conjunto del país, aunque con el empleo y el sector exterior evolucionando por debajo de la media nacional. Durante este año, la fuerte recuperación tras lo peor de la pandemia ha dado paso a un enfriamiento causado por la inflación. La tasa pasó del 11,1% en Aragón en agosto hasta el 7% en noviembre, pero como apuntan desde CEOE, “es todavía muy alta” y preocupa especialmente “el componente subyacente”.

Sin embargo, las empresas resisten en materia de empleo. “Con suerte, está teniendo el empleo un comportamiento mejor de lo esperado. Y eso es porque las empresas estamos resistiendo tanto a trasladar precios como a tomar medidas inminentes. Vamos a aguantar todo lo que podamos siempre y cuando no acumulemos pérdidas a largo plazo y también que los salarios no se disparen”, ha indicado el vicepresidente de CEOE Aragón, Félix Longás.

EL PIB CRECERÍA UN 0,6% EN ARAGÓN EN 2023, MENOS QUE EN ESPAÑA

La previsión de CEOE para 2023 está marcada por un bajo crecimiento, una alta inflación y una elevadísima incertidumbre. Así, vaticinan un crecimiento del PIB aragonés del 0,6% frente al 0,8% para España. Esto se debe a la evolución observada en el mercado laboral y el sector exterior, inferior al conjunto nacional en los últimos trimestres y sin elementos diferenciales previstos para los próximos.

Las empresas aragonesas se muestran preocupadas por varios factores de cara a 2023, siendo el principal la escasez de mano de obra cualificada. En Aragón hay 542 alumnos en FP Dual lo que supone un 1,7% del total que cursan Formación Profesional. “No encontramos personas para incorporar. Es tradicional la carestía que hay en sectores como hostelería, metal o agrario. De momento la formación dual está teniendo un desarrollo muy lento y los planes no son atractivos para los estudiantes”, ha indicado Longás.

A su vez, aunque la situación de las cadenas de suministro mejora y hay mayor disponibilidad de semiconductores, persisten problemas de transporte y distribución. También preocupa el elevado volumen de licitaciones que quedan desiertas y la incertidumbre por las nuevas normativas y cambios fiscales como la PAC 2023-2027.

LO MÁS VISTO