Trabjador
La tasa de paro continuaría en descenso hasta 2024

Después de un año marcado por los malos pronósticos, la economía aragonesa ha resistido durante 2022 a la situación de incertidumbre e inflación que ha provocado la guerra de Rusia y Ucrania, con un crecimiento del PIB del 4,5%. Un incremento que se prevé mucho menor en 2023, con tan solo un 0,8%, debido a las medidas restrictivas de la política monetaria, pero que volvería a cifras normales en 2024, con un crecimiento del 3%. Así, se estaría cada vez más cerca de las cifras pre pandemia tanto en Aragón como a nivel nacional.

Estos datos se extraen del estudio de Perspectivas de la Economía Aragonesa promovido por el Programa Aries Aragón Impulso de empresas, fruto de la colaboración de la Cámara de Comercio de Zaragoza y el Gobierno de Aragón. El director del estudio y catedrático de Análisis Económico de la UZ, Marcos Sanso, ha apuntado hacia unas previsiones de crecimiento “ajustadas a los datos” y lejos de otros vaticinios como el de la DGA, que prevé un aumento del 2,1%.

“Hay que mandar a la sociedad aragonesa un mensaje de tranquilidad. Hay desaceleración económica, pero no hay recesión. Además, se trata de un tema coyuntural, por lo que no va a ser una crisis larga en el tiempo. Por último, decirles que habrá importantes crecimientos en el ejercicio de 2024 y que superaremos el 2023 con tranquilidad económica”, ha indicado Jorge Villaroya, presidente de la Cámara de Comercio de Zaragoza.

EL PARO CONTINUARÍA EN DESCENSO HASTA 2024

El informe también aborda el comportamiento del empleo en Aragón durante los próximos años, con buenas perspectivas. La previsión de la tasa de paro en la comunidad es del 9,29% en 2022, del 8,56% en 2023 y del 7,99% en 2024, mostrando así una senda descendente. Sin embargo, se tratan de unas cifras que estarían por debajo de la tasa nacional debido a una mejor dinámica en la creación de empleo.

Además, la situación internacional supuso un incremento de la inflación durante 2022 que llegó al 10,8% en agosto, pero a partir de dicho mes se fue moderando para terminar en diciembre en el 5,7%, gracias a las políticas monetarias, fiscales y sectoriales y a las medidas del BCE para evitar la fragmentación financiera en la zona euro. Como previsión, se descarta que los tipos de interés del BCE suban más del 3,5, ya que esto provocaría “grandes daños a la economía”.

LO MÁS VISTO