Según publicó Reuters, el grupo Tata está decidido a establecer nuevas plantas en Europa para producir baterías para sus vehículos de lujo Jaguar y Land Rover

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha asegurado este miércoles que están negociando con diversas empresas para acoger una fábrica de baterías, además de la india Tata. Según el líder del Ejecutivo autonómico, “hay varias posibilidades” de lograr que la Comunidad albergue un proyecto de estas características, pasando página del fallido intento con Volkswagen, que finalmente se decantó por Sagunto.

Como ha recordado Lambán, su Gobierno lleva “no menos de cinco años” trabajando para que recale en la Comunidad una de estas factorías, garantizando, una vez más, que, “sin ningún tipo de dudas”, “habrá una fábrica de baterías de coches eléctricos” en Aragón. “Incluso hemos ido a China y hemos conocido a fabricantes chinos. Tenemos muchos contactos”, ha afirmado este miércoles durante una visita al nuevo servicio de Urgencias del Hospital San Jorge, en Huesca.

En un principio, el lugar elegido para acoger a Volkswagen y que atrae a Tata es la nueva plataforma logístico-industrial de Zuera, de 150 hectáreas, y donde el Grupo Jorge ya ha anunciado su proyecto para levantar un complejo de 35 hectáreas con el que centralizar tanto la llegada de materias primas como la expedición del producto terminado. La habilitación de este terreno supondrá una inversión de 28 millones de euros para el Ejecutivo autonómico.

Según publicó Reuters, el grupo Tata está decidido a establecer nuevas plantas en Europa para producir baterías para sus vehículos de lujo Jaguar y Land Rover. Las ayudas del Perte a la automoción, con Gran Bretaña fuera de la Unión Europea, podrían jugar un papel determinante en la elección final de la ubicación, ya que el Gobierno central tiene previsto lanzar un segundo paquete de subvenciones con los 2.000 millones de euros que quedaron sin adjudicar en el primer reparto.

Por ello, responsables de Tata ya han mantenido reuniones por videoconferencia con la ministra de Industria, Reyes Maroto, para conocer las ayudas públicas de las que dispondrían en caso de instalar una gigafábrica de baterías en España. No en vano, Maroto, que en pocos meses dejará su cargo para ser la candidata socialista al Ayuntamiento de Madrid, ha confirmado que se lanzará una línea de ayudas complementaria dedicada a financiar “proyectos individuales con impacto en los distintos eslabones de la cadena” de automoción.

LO MÁS VISTO