La consejera de Sanidad, Sira Repollés, ha anunciado este martes algunas de las medidas que desde el Ejecutivo autonómico se están planteando para solucionar los problemas de la falta de facultativos de atención primaria, el “problema endémico” que sufren las comunidades autónomas. La consejera ha explicado que las soluciones serían fundamentalmente a medio y largo plazo, entre las que se puede encontrar un aumento de plazas en la facultad de Medicina de al menos un 10% en el próximo curso.

Repollés ha fijado los médicos necesarios por ahora en 70, las plazas que han quedado sin cubrir en Atención Primaria este año, pero ha reconocido que entre la Covid-19 y la necesidad de cubrir las vacaciones de los facultativos hay momentos en los que la demanda ha sido más alta. “Nuestra verdadera dificultad está en el momento en el que tenemos que cubrir eventualidades no previstas”, ha aclarado, recordando que en los próximos años muchas jubilaciones crearían la necesidad de una reevaluación de las plazas.

La consejera también ha hablado de la intención de “incrementar el número de unidades formativas y de plazas MIR” que se ofertan en la comunidad, así como crear una bolsa de trabajo con profesionales. Sobre la posibilidad de que la Universidad San Jorge comience a ofrecer el grado en Medicina, ha reconocido la reivindicación “tradicional” del grupo San Valero y no ha cerrado puertas, estableciendo que se estudiará por expertos con el bien de los aragoneses en el punto de mira.

Da un plazo de diez años en los que mejorar el problema, a la vez que establece que hasta entonces se habrá de trabajar para “aplicarnos en redistribuir los recursos”, “mejorar la asistencia al ciudadano” y “redistribuir los profesionales para poder garantizar la asistencia con estándares de calidad”. Para ello, anuncia nuevos paquetes de medidas tanto a nivel autonómico como en colaboración con el Ministerio.

Compromiso contra las listas de espera

La consejera Repollés también ha recordado el plan de choque contra las listas de espera quirúrgica, que habría conseguido reducir entre enero y julio las listas a niveles menores que el año anterior mediante los conciertos internos y externos con otras instituciones y empresas. Ha recordado que el periodo de vacaciones supone que durante el mes de agosto se incrementen las listas, pero que ahora con el comienzo de septiembre había vuelto a ponerse en marcha el plan.