Vista del pasillo de un colegio
El consejero Faci ha dado a conocer el dato en la comparecencia a petición del PP

De las 400 alertas totales por acoso escolar, 80 se catalogaron en el pasado curso como casos con riesgo de suicidio. Es el dato que ha dado a conocer el consejero de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Felipe Faci, sobre el Protocolo para la Prevención y Detección del Suicidio.

A petición del Partido Popular, Faci ha comparecido en las Cortes para tratar las políticas de su departamento en relación con el acoso en las aulas. El PP se ha referido a las nuevas amenazas relativas a este tema, que obligan a “repensar” las actuaciones, aunque siempre insistiendo en la prevención y las medidas de control como la mejor receta.

La portavoz en materia educativa de los populares, Pilar Cortés, ha señalado que las nuevas causas de esta lacra están relacionadas con “la orientación sexual, las notas o la cultura”, entre otras. Además, ha argumentado, las redes sociales ofrecen un nuevo escenario que puede propiciar conductas como el “ciberbullying”.

Lo peor en estos casos, ha reiterado, “es no tener información” ni “saber cómo actuar”. Y, aunque ven el protocolo de la DGA como una herramienta “eficaz”, lamentan desde su bancada que no siempre se pone en marcha “con la diligencia” que se debería. El peor escenario, ha concluido Cortés, es que la víctima se vea obligada a cambiarse de centro. “El mensaje que transmitimos con eso es perjudicial”, ha advertido, porque los acosadores continúan en la disciplina del mismo.

INVERTIR MÁS TIEMPO Y MEDIOS

Por parte de Izquierda Unida, Álvaro Sanz ha admitido que se trata de “un tema complejo”. Eso sí, tiene claro que un mejor trato de estas situaciones pasa por dedicarle más tiempo y presupuesto. Asimismo, pide investigar a los centros que no cumplen con la normativa y ahondar en nuevas formas de violencia, como la sexista.

A la «gordofobia» se ha referido Podemos, con Nacho Escartín, y también al racismo. El diputado ha hecho referencia al caso del Colegio Agustín Gericó, en el zaragozano barrio de San José, que está siendo investigado. El pasado mes de septiembre, ha recordado Escartín, una niña intentó suicidarse tras recibir acoso en forma de insultos racistas por parte de algunos compañeros.

COMPETE A LA COMUNIDAD EDUCATIVA Y LAS FAMILIAS

Casos como este ponen de relieve otra de las cuestiones que ha salido a la palestra. Y es que, de acuerdo a la diputada del PAR, Esther Peirat, “compete a toda la comunidad educativa”. “La escuela es una caja de resonancia de la sociedad”, ha añadido Isabel Lasobras, por parte de CHA, otro de los socios de Gobierno. Por ello, tiene claro que “se debe incidir en la defensa de los valores” e insistir en la prevención a través de los programas de la administración.

Ese trabajo, ha opinado Vox, con David Arranz, trasciende las barreras de los centros educativos y existe una labor pendiente en las casas, a través de la construcción de referentes morales. “Tanto en el abusador como en la víctima hay un trasfondo que influye enormemente”, ha insistido.

Pese a lo complicado del problema aun hoy, los grupos celebran que se hayan dado pasos adelante. “Las situaciones antaño normales”, ha concluido el parlamentario de Ciudadanos, Carlos Trullén, “ahora son vistas como lo que realmente eran”.

NOTICIAS DESTACADAS