Una veintena de entidades han rubricado este acuerdo compuesto por 15 objetivos concretos

La consideración de la Formación Profesional, como la más eficaz política activa de empleo, para lograr la cualificación de 200.000 aragoneses en 2024 y que el 50% de la población activa tenga un nivel medio de cualificación. Este es el primero de los 15 objetivos compartidos que conforman el Pacto para la cualificación y el empleo a través de la Formación Profesional. Un acuerdo promovido por el Gobierno de Aragón, que han firmado este viernes una veintena de instituciones y entidades.

El pacto rubricado este viernes, en un acto en el que han participado los consejeros Felipe Faci y Marta Gastón, establece también como objetivo la coordinación de las políticas públicas y el impulso de la colaboración público-privada para alcanzar el pleno empleo en Aragón en 2024; potenciar las alianzas con empresas, entidades y clústeres para desarrollar iniciativas formativas que contribuyan y potencien la calidad de los recursos humanos como elemento diferencial; y ampliar la oferta formativa de FP ligada a sectores estratégicos de nuestra economía en 3.000 plazas contando con toda la red de centros.

Otros de los objetivos marcados son reconocer y acreditar la experiencia profesional de 90.000 trabajadores en activo; simplificar y diversificar los mecanismos de cualificación y recualificación continua de los trabajadores para mejorar su empleabilidad y atender las necesidades del sistema productivo; desplegar una oferta de 15 cursos de especialización para las personas ya cualificadas; y fomentar el emprendimiento de las personas formadas, tanto a través de módulos transversales, como creando aulas profesionales de emprendimiento en 38 centros educativos y 10 viveros de empresas.

El pacto propone también potenciar la formación dual y otras modalidades en alternancia con el empleo para que en cinco años se extienda a toda la formación profesional; mejorar la internacionalización de los estudiantes de FP; facilitar la transformación digital de los futuros profesionales a través del Campus Digital A.0; impulsar la transición hacia una economía circular también a través de la formación; reforzar la orientación profesional tanto de los jóvenes como de las personas desempleadas; configurar toda la FP como un elemento de vertebración territorial, con especial atención a las zonas despobladas; e invertir 200 millones de euros a través de los departamentos de Educación y Economía del Gobierno de Aragón para el cumplimiento de la estrategia.

ESTRATEGIA DE FP

La Estrategia para la cualificación y el empleo a través de la Formación Profesional –diseñada a partir del V Plan Aragonés de Formación Profesional 2021-2024– está compuesta por tres elementos principales: la estrategia de digitalización a través del Campus Digital A.0, la estrategia hacia la economía circular a través también de la formación, y el pacto por la cualificación y la empleabilidad, firmado este viernes.

En 2022 el número de alumnos matriculados en formación profesional supera los 26.500, una cifra que ha ido aumentando significativamente en los últimos cinco años. La tasa de jóvenes aragoneses de entre 15 y 19 años matriculados en este tipo de formación es del 18%, lo que sitúa a la Comunidad Autónoma por encima de la media nacional (12%) pero por debajo de la media de los países de la Unión Europea y de la OCDE (25% y 29%, respectivamente). Por ello, se considera necesario realizar un esfuerzo conjunto para ampliar la oferta formativa y mejorar la orientación profesional para poder acercar la realidad aragonesa a las cifras de la media de los países de la Unión Europea.

Además de los títulos de Formación Profesional, en el ámbito de la formación profesional para el empleo, impartida a través del Instituto Aragonés de Empleo (Inaem), más de 30.600 trabajadores ocupados y desempleados mejoraron su cualificación el pasado año a través de los distintos programas disponibles.

De acuerdo con los datos de la Encuesta de Población Activa en Aragón (EPA), 295.300 personas, a pesar de tener una importante experiencia profesional, carecen de una titulación o certificación de carácter profesional, lo que limita la adaptación a la digitalización de los sectores productivos estratégicos y dificulta tanto la progresión profesional de los trabajadores como sus oportunidades laborales en caso de pérdida de empleo.

En este sentido, el pacto firmado este viernes apuesta por involucrar a todos los actores relevantes para acreditar las competencias profesionales adquiridas a través de la experiencia laboral de, al menos, el 40% de la población activa aragonesa que carece de un reconocimiento formal de su cualificación, lo que permitirá facilitarles un reconocimiento oficial de sus competencias y, al mismo tiempo, una formación profesional complementaria adaptada a las necesidades actuales del mercado productivo, así como a una economía más verde y digital.

NOTICIAS DESTACADAS