Su principal reclamación es volver a la situación de 2019, año en el que había sala de estudio en Teruel

El sindicato estudiantil Estudiantes en Movimiento denuncia la falta de disponibilidad horaria de las salas de estudio de los campus univesitarios aragoneses. Exigen a Unizar que se habiliten 200 plazas más en Zaragoza, y que en Huesca y Teruel se alcancen al menos las 400 plazas. Asimismo, reivindican que haya al menos una sala en cada una de las tres capitales que abra hasta las 2.00 horas.

Este problema, explican, se repite desde hace años. “Vemos cómo las salas de estudio se saturan temprano, imposibilitando que todas las estudiantes que lo necesiten puedan contar con un espacio de estudio adecuado, lo que es fundamental para sacar adelante sus asignaturas, especialmente en las familias obreras que no disponen de amplios sitios en sus domicilios”.

La reivindicación estudiantil de la apertura de más salas de estudio “resulta ya histórica”, sin embargo, denuncian, “continuamos asistiendo a la misma pasividad por parte de Unizar”. A pesar de que reconocen que la Universidad está volviendo a aumentar el número de plazas y de salas de estudio a los niveles prepandemia, responden que “se nos venden estas pequeñas cesiones como grandes avances de vicerrectorado en pro de las estudiantes”.

“No podemos conformarnos con estas migajas, que no son más que lo que denunciábamos como insuficiente en el 2019”, reiteran. Su principal reclamación es volver a la situación de 2019, año en el que había sala de estudio en Teruel, en el que se abría la sala de Económicas en Zaragoza y en el que algunas salas permanecían hasta las 2.00 horas, ampliación de horario “fundamental para muchas que intentan compaginar trabajo con estudio o para aquellas que simplemente se concentran en mayor medida por la noche”.

A este respecto, “resulta especialmente vergonzosa la cantidad de salas de estudio de Huesca y Teruel, quedando de manifiesto como para la Universidad de Zaragoza los campus de estas ciudades son secundarios, evidenciando una vez más el centralismo de esta urbe y el acaparamiento de recursos y atención que caen sobre la misma”, opinan.

LO MÁS VISTO