Vivir por encima de tus posibilidades significa tener un ritmo de vida que no se corresponde con tu nivel de ingresos. Es importante tener claro lo que ganas y lo que puedes gastar, tanto en los gastos cotidianos como en los extraordinarios.
Esos pequeños gastos invisibles son un “gota a gota” que perjudican la economía personal y en definitiva la familiar. Una vez identificados todos los gastos, debes sincerarte contigo mismo y saber cuáles son necesarios y cuáles son prescindibles porque no son compatibles con vuestros ingresos.

 
Mi consejo: El primer paso es vivir por debajo de tus posibilidades. De esta forma comenzarás a ahorrar y podrás solventar cualquier imprevisto e incluso disfrutar de algunos caprichos, como pueden ser unas buenas vacaciones.

LO MÁS VISTO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.