Es importante recordar que no hay normas establecidas para relacionarse con las personas que padecen cáncer, cada relación es diferente y lo más importante antes estas situaciones es ser uno mismo.

Lo primero es expresarle de forma prudente cuando volváis a coincidir, que estás enterada de su enfermedad. En ese momento muéstrale interés y preocupación, ofreciéndole a su vez tu apoyo para todo lo que pueda necesitar. Las expresiones más sencillas son las que tienen más significado. Cada vez que coincidáis, continúa interactuando y relacionándote como solías hacerlo con ella, y hablen sobre cómo está sobrellevando la situación y lo que necesita. Probablemente escucharle con empatía sea el mejor apoyo que le puedas ofrecer.

Mi consejo: Deja que sus palabras y actos salgan de su interior. Tu compasión y preocupación sincera son las cosas más importantes que le puedes transmitir en este momento.

NOTICIAS DESTACADAS