Vestir a niños preadolescentes puede ser todo un reto. Como padres, puede ser difícil crear un equilibrio entre vuestro deseo y el de los hijos.

Es evidente que, a estas edades, la supervisión y la guía adulta son necesarias. No obstante, también es importante respetar los gustos y las preferencias de los hijos, ya que la elección de la ropa tiene una connotación más importante de lo que pensamos. Esta conlleva una búsqueda de identidad, necesitan reafirmarse y sentir que pertenecen a un grupo. Así, hallar un equilibrio será la clave.

Los adolescentes no suelen llevarse bien con la imposición, por ello es conveniente que negocies con tu hijo y establezcáis algunas reglas básicas razonables. Fomenta la responsabilidad de tu hijo, dale la oportunidad de escoger algunas prendas de vestir dentro de tu presupuesto, siempre y cuando demuestre que lo hace responsablemente, en cuanto a los precios y estilo de prenda de vestir.

Mi consejo: la comprensión y negociación son más útiles que la imposición.

LO MÁS VISTO