Un dolor no siempre es llorado, cada uno afronta de manera diferente las situaciones de pérdida.

Que alguien no llore no significa que no esté sufriendo. Si no existe llanto puede deberse a varias razones, entre ellas como defensa ante la noticia, una negación ante lo que está pasando y que aún no se está preparado para aceptar por completo. Cada uno tiene sus tiempos en el proceso del duelo. Una persona puede estar en total descontrol de emociones internamente y mostrarse por fuera como todo lo contrario, es una manera de autoprotegerse.

Por otro lado, hay personas que tienen suficientes recursos psicológicos para afrontar este tipo de situaciones y no presentan ni llanto ni sufrimiento, y eso también es válido.

Mientras algunos dolientes son más abiertos emocionalmente, otros son más reservados en sus sentimientos. No hay una forma correcta de expresar el dolor, sino que son simplemente modos diferentes de comunicar las reacciones emocionales frente a la muerte de un ser querido.

Mi consejo: Lo importante es encontrar una manera eficaz de canalizar las emociones que sea coherente con uno mismo.

LO MÁS VISTO