Velar por un uso adecuado de los dispositivos tecnológicos es fundamental en la alfabetización mediática e informacional. Imagen de April Bryant en Pixabay
Velar por un uso adecuado de los dispositivos tecnológicos es fundamental en la Velar por un uso adecuado de los dispositivos tecnológicos es fundamental en la alfabetización mediática e informacional. Imagen de April Bryant en Pixabay

Es frecuente escuchar conceptos como alfabetización digital, alfabetización mediática o alfabetización informacional. Estos términos reflejan la importancia que tienen las tecnologías y con ellas sus narrativas en el contexto actual. La educación no está exenta de esta influencia y quizás sea la Educomunicación uno de los enfoques válidos para integrar la enseñanza en las nuevas narrativas mediáticas y tecnológicas.

La Educomunicación se plantea como campo de estudio teórico-práctico. El foco del estudio está en los procesos de comunicación y su relación con los procesos de enseñanza-aprendizaje. Ambas áreas son complejas, tienen sus peculiaridades, pero, en definitiva, están integradas. La comunicación, sea en su dimensión personal o la mediada, a través de diversos medios, es el intercambio de significados. La educación es comunicación y es oportuno y pertinente conocer cómo nos comunicamos para mejorar la enseñanza y el uso de los recursos que están a su disposición.

La UNESCO aportó en su momento una definición muy concreta sobre Educomunicación: «todas las formas de estudiar, aprender y enseñar, a todos los niveles y en toda circunstancia, la historia, la creación, la utilización y la evaluación de los medios de comunicación como artes prácticas y técnicas, así como el lugar que ocupan los medios de comunicación en la sociedad». Con esta premisa el campo teórico-práctico de la Educomunicación es una fuente inagotable de experiencias y expectativas.

Finalmente, las tecnologías surgidas en el entorno de internet aportan una dimensión dialógica a la relación Educación y Comunicación. Los esfuerzos realizados por ampliar estos conocimientos a los ciudadanos son fundamentales. Los medios sociales (social media), las narrativas interactivas, la hiperconectividad y los procesos novedosos que están experimentándose en los videojuegos o el llamado metaverso, aportan novedades, retos, dudas y expectativas.

Estamos en la «Semana Mundial de la Alfabetización Mediática e Informacional» impulsada por las Naciones Unidas. Por supuesto, han realizado un aporte significativo a la sociedad. Pero, es oportuno recordar que la brecha digital es una realidad, que la desinformación está presente en un alto porcentaje de contenidos distribuidos por internet, el discurso de odio se infiltra en las redes sociales, los menores sufren el ciberacoso, entre otras cuestiones que pueden ser mencionadas. La enseñanza en el manejo de estas tecnologías se impone, por el bien de los usuarios.

LO MÁS VISTO