Foto de Mauricio Molodezky,
Molodezky ha pasado de jugar en el primer equipo a enseñar cómo mejorarlo

El fénix es un ave que muere y resurge de sus cenizas, pero el Fénix Club de Rugby no ha tenido aún que arder para renacer. Este octubre cumple 40 años siendo un ejemplo de cómo el deporte minoritario se puede hacer un hueco en Zaragoza, llegando a contar con más de 400 jugadores registrados y luchando por llegar a las categorías más altas de este deporte de caballeros a nivel nacional.

El primer equipo juega la División de Honor B, la segunda división del rugby. Su entrenador, Mauricio Molodezky, ha pasado de jugar en el primer equipo a enseñar cómo mejorarlo. Ha destacado la nobleza de un deporte en el que acogen con las manos abiertas a todos los que se quieran unir.

PREGUNTA.- ¿Cómo es entrenar a un equipo de esta categoría en Zaragoza?
RESPUESTA.- Es un desafío, es un deporte minoritario así que nos encontramos con los problemas del deporte amateur. Entran muchos factores. Trabajos, estudios, cosas muy complejas y problemas de todo tipo que nos afectan luego a la hora de entrenar y jugar partidos. Entonces hay que ir tratando de ir haciendo un poco de malabares para tener el mejor equipo posible cada fin de semana

P.- ¿Cuánto entrenamiento requiere jugar a este nivel?
R.- A este nivel lo ideal es entrenar prácticamente casi todos los días. Nosotros entrenamos la parte de rugby específica tres días a la semana, y los chicos hacen su rutina de gimnasio un par de veces por semana más. Luego, si le sumas el partido, apenas tienes un día de descanso. Evidentemente, se van manejando un poco las cargas, pero para jugar este deporte que es tan exigente físicamente hay que entrenar prácticamente todos los días.

P.- Habla sobre la exigencia física del deporte, ¿en que se diferencia de otros?
R.- Es un deporte de contacto, entonces el físico se impone. Tanto a nivel de fuerza como a nivel de resistencia, como a nivel de velocidad, acaba marcando la diferencia. El rugby está cambiando en los últimos años y se está volviendo cada vez más físico: más contacto, más peso, más velocidad. Hay que estar muy bien para poder competir.

P.- ¿Por qué siempre se dice que el rugby es un deporte de caballeros?
R.- Fundamentalmente, al ser un deporte de contacto, tendrías la libertad si quisieses de hacer mucho daño al rival. Dentro de esa posibilidad, tu no la utilizas. El contacto es para ganar una pequeña batalla, un placaje o un punto de encuentro. Normalmente, no voy a decir un 100% porque siempre hay alguien. Eso es lo que le da nobleza a este deporte, que aun siendo un deporte de tanta fricción terminamos el partido y nos vamos a tomar una cerveza juntos con el otro equipo. Ahí creo que radica esto.

«Aun siendo un deporte de tanta fricción terminamos el partido y nos vamos a tomar una cerveza juntos con el otro equipo«

P.- Este año ha habido incorporaciones y gente que se ha ido. ¿Cómo se afronta esta temporada?
R.- Con esos cambios que hemos tenido, intentamos hacer un equipo lo más unido posible y tratar de juntarlos y que aprendan a jugar juntos lo más rápido posible. Llevamos tres partidos y lo estamos intentando, pero lleva un poco de tiempo. El desafío es ese. Además, este año hemos cambiado la metodología de entrenamiento, hemos incorporado a los jugadores del sub-23 en el entrenamiento con lo que queremos ampliar la base de los jugadores. Que sean capaces de competir en el primer equipo, en segundo o en el tercero o donde haga falta en el momento que haga falta. Que tengamos muchos jugadores para poder elegir más allá de los fichajes que tenemos, que son titulares indiscutidos. El resto queremos que estén a nivel para que puedan prácticamente competir en cualquier momento.

P.- ¿Cuál es el objetivo de esta temporada?
R.- Esta temporada hemos hecho un cambio de tratar de ampliar la base de jugadores, con lo cual el objetivo fundamental del primer equipo esta temporada es jugar la División de Honor Élite, que es la que da acceso a jugar por el ascenso. Una vez que estás en esa división depende mucho del nivel de los otros equipos con los que te encuentres. Prácticamente hasta que no empiezas a jugar unos contra otros no sabes bien dónde estas parado. En la temporada anterior, los equipos que ganaron nuestra zona fueron a jugar esa división y prácticamente perdieron todos los partidos. Nadie se lo hubiera imaginado. Hasta que no te encuentras en ese momento de la temporada, que será sobre febrero y marzo, no puedes estar seguro. Nuestro objetivo es ese, jugar esa división de honor élite, que creo que es factible y una vez que estemos allí competir por todo lo que podamos. Lo máximo sería ascender, pero si no, no lo consideraríamos un fracaso.

El equipo de División de Honor y el femenino fueron recibidos en el ayuntamiento para celebrar el 40 aniversario

P.- El equipo es ya una institución en la ciudad que celebra 40 años de rugby. ¿Cómo se celebrará?
R.- Yo estoy aquí en Zaragoza desde el 2012, casi diez años llevo en el club. Cuando vine empecé jugando y después he seguido entrenando divisiones inferiores y el primer equipo. El mayor festejo que tenemos es jugar todas las categorías en competiciones de nivel. Tenemos todas las divisiones inferiores jugando la liga catalana, el sénior regional jugando la liga de Aragón, que la ganamos el año pasado, y el sub23 jugando la primera categoría nacional. Creo que el mayor éxito del club es recoger los frutos de la gran cantidad de fichas que tenemos, que son casi 400, para poder competir en todas las edades y en todos los niveles lo mejor posible. También tenemos el equipo de chicas, que el objetivo final es luchar una división de honor b en algún momento y esperemos que sea más temprano que tarde.

P.- ¿Qué les diría a todos los que se están planteando jugar al rugby?
R.- Que bienvenidos sean. Nosotros tenemos por suerte muchas categorías. Tenemos la primera categoría, que es una de rendimiento y competición; el sub-23 que es una categoría meramente formativa, y nuestro equipo senior de regional es un equipo social, cuyo objetivo es participar, jugar, unirse a un deporte minoritario pero que es muy bonito, que tiene unos valores dignos de disfrutar. Cualquier persona que quiera venir es bienvenida. Martes y jueves, a las 20.00 horas, estamos siempre en el velódromo con las puertas abiertas para quien quiera participar

Otras Entrevistas

NOTICIAS DESTACADAS