La CECU ha resaltado que, a partir de ahora, el consumidor podrá elegir entre la reparación o sustitución del bien

El plazo de garantía de los bienes de segunda mano será de tres años a partir de este sábado, salvo que las partes pacten uno menor, si bien nunca podrá ser inferior a un año.

Así lo ha señalado la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) en un comunicado en el que ha recordado que, gracias a la reforma de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, a partir de este sábado el derecho de garantía amplía sus plazos de dos a tres años en el caso de los bienes adquiridos a partir del 1 de enero y a los dos años en el caso de los servicios o contenidos digitales.

Junto a ello, ha explicado que, a partir de este sábado se modifica a su vez el plazo de garantía de las reparaciones realizadas durante la vigencia de la misma, teniendo en cuenta que aumenta de cinco a diez años el tiempo mínimo en el que los fabricantes están obligados a disponer de piezas de repuesto una vez que el producto deja de fabricarse.

La CECU ha resaltado que, a partir de ahora, el consumidor podrá elegir entra la reparación o sustitución del bien, salvo que una de las dos opciones “resulte imposible”, o una opción tenga un coste “desproporcionado” respecto a la otra o que la alternativa pueda proporcionarse “sin mayores inconvenientes” y que, en el caso de contenidos o servicios digitales, el consumidor podrá exigir que sean proporcionados de conformidad.

En paralelo, ha puntualizado que la nueva normativa amplía de tres a cinco años el plazo de prescripción para ejercer los derechos que el consumidor tiene cuando no está conforme e incrementa el plazo de inversión de la carga de la prueba para acreditar la falta de conformidad, que pasa de seis meses a uno o dos años, en función del objeto contractual, según explicó el Ministerio de Consumo.

NOTICIAS DESTACADAS