Pedro Sánchez durante la reunión del Comité Federal del PSOE en la que ha recibido el apoyo de su partido en su decisión de enviar armas a la resistencia ucraniana

La sesión de control al Gobierno del próximo miércoles en el Congreso de los Diputados estará marcada políticamente por la ausencia total del todavía presidente del Partido Popular, Pablo Casado, que ya no interpelará al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez.

En su lugar lo hará la portavoz parlamentaria y coordinadora general del PP, Cuca Gamarra, como ya lo hiciera en el debate sobre Ucrania, con una pregunta genérica sobre las “perspectivas que tiene el Gobierno ante la situación política”.

En una sesión que, a tenor del contexto y por las preguntas, se prevé marcada por la inflación y las consecuencias económicas por la invasión rusa de Ucrania, el portavoz del PNV, Aitor Esteban, interpelará al presidente sobre la intención del Ejecutivo de “retirar el veto a la documentación calificada como secreta en relación” con el caso Zabalza, después de que éste haya sido “reconocido como víctima de violencia policial por parte del Gobierno vasco”.

La portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, por su parte, preguntará al Gobierno cómo va a evitar que el empeoramiento económico afecte a la ciudadanía, tras la pandemia y en el contexto actual por la guerra en Ucrania.

La situación económica centrará las preguntas a la vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño, toda vez que el portavoz económico del PP, Jaime de Olano, sustituye a Gamarra en este segundo turno y preguntará directamente si “va a negar también que tenemos un problema con la inflación”.

En la misma línea, el portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, le pedirá explicaciones a Calviño por el hecho de que “la inflación haya sido durante el último mes la más alta de los últimos treinta y tres años”.

Ante la ausencia de la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, de baja por maternidad, será el diputado por Málaga de esta formación, Guillermo Díaz, el que pregunte a la vicepresidenta primera por los “cambios” que va a realizar en su programa el Gobierno “para mitigar en las familias y empresas españolas los efectos económicos de las medidas para responder ante la invasión a Ucrania”.

Línea argumental que también seguirá en su pregunta a Calviño el diputado del BNG, Néstor Rego, que se interesará por las “medidas que va a adoptar el Gobierno para frenar la brutal escalada de precios que está provocando pérdida de poder adquisitivo y empobrecimiento de las clases populares”.

En su particular cara a cara, la secretaria general de Vox en el Congreso, Macarena Olona, preguntará a la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, si “está utilizando a los sindicatos de clase como plataformas suyas personales”, después de que la también ministra de Trabajo haya iniciado lo que ha venido a llamar un proceso de escucha antes de orquestar una plataforma política.

Previamente, tras la salida de Teodoro García Egea de la Secretaría General del PP, será el diputado del PP, Mario Garcés, el que interpele a la vicepresidenta segunda sobre el “impacto” que va a tener en el empleo la crisis de Ucrania.

También sobre la guerra en Ucrania, el diputado del PP Juan Diego Requena preguntará a la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, si “sigue defendiendo que el gas no es una energía útil para la transición energética”.

De los últimos incidentes en la frontera de Melilla deberá dar explicaciones el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, a tenor de las preguntas de la diputada del PP, Ana Belén Vázquez, sobre “cómo va a reaccionar el Gobierno tras el asalto a la valla de Melilla el pasado miércoles”, y del diputado de Vox, Ignacio Gil Lázaro, sobre “por qué está siendo incapaz de garantizar la seguridad de las fronteras españolas frente a la inmigración ilegal”.

Pero este asunto se abordará de manera extendida en las dos interpelaciones que se debatirán posteriormente, una del PP y otra de Vox, en las que se pide a Grande-Marlaska “que dé cuenta de los sucesivos asaltos a la valla de Melilla y de la política de su Ministerio para la prevención y control de los mismos”, así como de las “medidas que va a adoptar el Gobierno para proteger las fronteras españolas en Ceuta y Melilla”.