Según un informe, el 35% de las personas ocupadas en España tiene la opción de teletrabajar unos pocos o todos los días a la semana

El 78,5% de las personas que teletrabajan en España quiere hacerlo con más frecuencia y, en concreto, pide ampliar esta modalidad laboral a cuatro o más días a la semana.

Así lo refleja el informe ‘Flash: Radiografía del trabajo a distancia’, elaborado por el Observatorio Nacional de Tecnología y Sociedad (Ontsi), dependiente de la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial.

Según este informe, el 35% de las personas ocupadas en España tiene la opción de teletrabajar unos pocos o todos los días a la semana. Y aunque son mayoría quienes no pueden llevarlo a cabo, esta opción, generalizada durante la pandemia, es una modalidad con gran acogida entre la población.

Las posibilidades para trabajar de esta manera, sin embargo, están sujetas a varios condicionantes. Uno de los más evidentes es el sector de actividad y las tareas del puesto. Hay empleos que pueden llevarse a cabo a través del ordenador y otros cuya naturaleza lo hace imposible.

De esta manera, más del 80% de los empleos en los sectores de información y comunicaciones, actividades inmobiliarias, así como el sector financiero y de seguros, permiten el teletrabajo. En el sector primario y secundario, así como la hostelería, el transporte o la construcción, hay menos labores que pueden hacerse en remoto.

Siguiendo esta lógica, las comunidades autónomas también presentan más o menos personas trabajando en línea, según las industrias y sectores que acojan en su territorio. Ceuta, Cataluña, País Vasco y Madrid son las regiones donde más se da esta modalidad. La Comunidad de Madrid, donde una de cada dos personas puede teletrabajar, es uno de los lugares donde más empresas tecnológicas tienen su sede y este es el tipo de empleo que siempre ha liderado el trabajo a distancia. De hecho, en las grandes ciudades y las capitales de provincia el 44,5% de las personas ocupadas puede trabajar en línea.

También el salario parece abrir una brecha, y los empleos y puestos con mayor retribución mensual son también los que más posibilidades de teletrabajo ofrecen.

Entre personas que perciben menos de 1.600 euros al mes, solo el 18,7% puede hacerlo. Según sube la franja salarial, mayores son las opciones, hasta encontrar que casi la mitad de las personas con un salario entre 2.500 y hasta 3.000 euros puede sumarse a esta posibilidad, lo que aumenta hasta el 60,6% con un sueldo más alto de esa cifra.

Los estudios también son un indicador para ver quién puede y quién no puede trabajar así. Solo a un 24% de las personas con bachillerato se le permite teletrabajar y se reduce al 6% en los que tienen estudios inferiores a secundaria, aunque son los primeros los que más demandan ampliar sus opciones.

En el caso de las que han estudiado FP o en la Universidad, pueden teletrabajar el 37,4% y 54,4%, respectivamente. Según aumenta la formación, aumenta también el porcentaje, hasta el 87,3% de personas con doctorado que pueden trabajar en línea.

NOTICIAS DESTACADAS