La reina Isabel II, en su último acto oficial el martes con la nueva primera ministra Liz Truss | Foto de la Casa Real Británica

La reina Isabel II de Gran Bretaña falleció este jueves a los 96 años de edad y tras más de siete décadas al frente de la Corona de este país, según confirmó la propia Casa Real a las siete y media de la tarde.

En un comunicado oficial a través de sus redes sociales, informó de que «la Reina murió pacíficamente en Balmoral esta tarde». Además, dio a conocer que «el Rey y la Reina Consorte permanecerán en Balmoral esta noche y regresarán a Londres mañana», en referencia al hasta ahora su heredero, Carlos de Inglaterra, y su esposa, Camila de Cornualles​.

La Reina murió acompañada de su familia en el Castillo de Balmoral, donde ha pasado los últimos días y desde donde en la mañana del jueves se dio a conocer que su estado de salud se había debilitado y estaba siendo vigilada por los médicos.

Su última aparición pública fue el martes al recibir en dicha residencia oficial a la nueva primera ministra del Reino Unido, Liz Truss, para ordenarle la conformación de un nuevo gobierno tras la dimisión formal de Boris Johnson.

Según el orden de sucesión de la corona británica, el nuevo monarca de Gran Bretaña pasará a ser el hijo primogénito de la Reina, el hasta ahora príncipe Carlos, de 73 años.

La muerte de la Reina Isabel II tiene lugar menos de año y medio después de que falleciera su marido, el duque Felipe de Edimburgo, el 9 de abril de 2021.

El reinado más longevo

La muerte de la reina Isabel II no supone únicamente el fin de una época sino la conclusión del reinado más prolongado en la historia de las islas, con 70 años, seis meses y dos días, desde que el 6 de febrero de 1952 ascendiera al trono tras el fallecimiento de su padre, el rey Jorge VI (1895-1952).

Isabel II no estaba predestinada a ser la reina de los británicos. Sin embargo, la abdicación de su tío Eduardo VIII (1894-1972) para contraer matrimonio con la estadounidense Wallis Simpson (1896-1986), de origen plebeyo y divorciada, llevó a su padre al trono, lo que motivó que se convirtiera en heredera al ver coronar a sus padres.

Durante la Segunda Guerra Mundial permaneció en suelo británico al desechar su madre, la reina Isabel (1900-2002), que tanto ella como su hermana Margarita marcharan a Canadá. Fue en el marco de ese conflicto cuando, en 1943, protagonizó su primer acto público en solitario en una visita a la Guardia de Granaderos, de la que había sido nombrada coronel un año antes.

El 8 de mayo de 1945, el conocido como Día de la Victoria en Europa, Isabel y su hermana se perdieron por las calles de Londres para festejar el triunfo sobre el nazismo, un episodio narrado en la película ‘Noche Real’ (2015).

Conoció a su futuro esposo, el príncipe Felipe de Grecia y Dinamarca (1921-2021) en 1934 y se casaron en 1947 en la Abadía de Westminster, siendo designado el marido como Duque de Edimburgo. El matrimonio tuvo cuatro hijos: Carlos, heredero al trono, Ana, Andrés y Eduardo.

En 1951 la salud de Jorge VI empeoró e Isabel le sustituyó en casi todos los actos oficiales. A principios de 1952, tanto el Duque de Edimburgo como ella iniciaron una gira que les llevaría por Australia, Nueva Zelanda y Kenia, donde el 6 de febrero recibieron la noticia de la muerte del monarca, siendo proclamada reina con el nombre de Isabel II.

La ceremonia de coronación se produjo el 2 de junio de 1953 en la Abadía de Westminster, siendo el primer acto de este tipo que se televisó en la historia.

El de Isabel II ha sido el reinado más longevo en la historia de las islas, por delante de su tatarabuela, la reina Victoria (1840-1901), quien llevó la corona durante 63 años y 216 días.

En sus 70 años como monarca, ha conocido a 15 primeros ministros (11 conservadores y cuatro laboristas), una relación que comenzó con Winston Churchill (1874-1965) y que concluyó con Liz Truss, a quien el martes recibió en el Palacio de Balmoral, en las Tierras Altas de Escocia, tras imponerse en las primarias que los ‘tories’ celebraron recientemente tras la caída en desgracia de Boris Johnson.

Este año celebró el Jubileo de Platino, para conmemorar su proclamación como reina hace 70 años. A pesar de que últimamente delegó más funciones públicas en su hijo Carlos, no abdicó. De hecho, la muerte del Duque de Edimburgo le convirtió en la primera monarca británica en reinar tras haber enviudado desde la reina Victoria.

La muerte de la reina Isabel II se produjo un día después de que tuviera que suspender una reunión de su Consejo Privado por recomendación médica tras haber encomendado el día anterior la formación de gobierno a Liz Truss.

El hasta ahora príncipe de Gales y heredero al trono, Carlos, asumirá el trono, lo que convertirá al hijo de éste, el príncipe Guillermo, duque de Cambridge, en el primero en la línea de sucesión.

Condolencias desde España

El rey Felipe VI envió este jueves un telegrama al príncipe Carlos de Inglaterra para transmitirle sus «más sentidas condolencias» por la muerte de la Reina Isabel II, «vuestra querida madre» , «en mi nombre y en el del Gobierno y pueblo de España».

En el texto, dado a conocer por la Casa Real a los medios de comunicación, don Felipe confiesa sentirse «profundamente apenado por la triste noticia del fallecimiento de Su Majestad la Reina Isabel II».

«Sin duda, Su Majestad la Reina Isabel ha presenciado, escrito y dado forma a muchos de los capítulos más relevantes de la historia de nuestro mundo durante las últimas siete décadas. Su sentido del deber, compromiso y toda una vida dedicada al servicio del pueblo del Reino Unido e Irlanda del Norte fue un ejemplo para todos nosotros y permanecerá como un legado sólido y valioso para las generaciones futuras», dice.

«La Reina Letizia y yo enviamos a Su Majestad y a toda la familia nuestro cariño y oraciones. Todos ustedes están en nuestros corazones y pensamientos. La vamos a echar mucho de menos. Con toda mi amistad y cariño. Felipe», concluye.

NOTICIAS DESTACADAS