Hasta principios de 2021, alrededor del 10% de los ocupados trabajaron de forma remota

Un total de 1.406.200 trabajadores en España, el 7,9%, teletrabaja habitualmente, según un estudio de Randstad Research sobre la evolución del número de profesionales que desempeñan su labor desde sus domicilios, en el que se han analizado datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) desde el segundo trimestre de 2020.

Según refleja el estudio publicado este jueves, ambas cifras son las más bajas desde que estalló la crisis sanitaria, siendo un 24% inferior al volumen de profesionales que teletrabajan hace un año, cerca de 1,85 millones.

Hasta principios de 2021, alrededor del 10% de los ocupados trabajaron de forma remota, aproximadamente dos millones de profesionales. Pero desde entonces, este indicador no ha dejado de caer trimestre tras trimestre, hasta el 6,9% actual, equivalente a 1,4 millones de profesionales.

Este estudio ha tenido en cuenta la situación del teletrabajo a nivel autonómico. Destaca la Comunidad de Madrid, donde el 12,5% de los ocupados trabajan desde sus casas más de la mitad de los días, y Cataluña, donde lo hacen el 7,6%. Son las comunidades donde mayor peso tienen estos trabajadores. Después es Asturias, donde teletrabajan el 7,3% de los profesionales.

Por otro lado Navarra es la región donde el porcentaje de personas que teletrabajan es menor (3,2%). La Rioja (3,8%) y Baleares, Castilla-La Mancha (las dos con el 4,2%) le siguen en la lista.

Extremadura (10,3%) y Cantabria (4,7%) han sido las únicas comunidades autónomas donde ha aumentado el número de ocupados que suelen teletrabajar con respecto a hace un año, al segundo trimestre de 2022.

Por otro lado, Randstad ha destacado que el 41,5% de las viviendas en España no son adecuadas para el teletrabajo, “lo cual no solo redunda negativamente en la productividad de los profesionales, sino también en sus posibilidades de conciliar la vida familiar con la profesional”.

El estudio considera como vivienda adecuada para el teletrabajo aquella con un espacio adecuado para teletrabajar, como un despacho u oficina, es decir, una habitación que no es utilizada como dormitorio.

El director de Randstad Research, Valentín Bote, ha indicado que el teletrabajo “ha demostrado con creces su eficacia. Su caída en los últimos trimestres es una mala noticia en términos de flexibilidad, un aspecto cada vez más demandado por los profesionales a la hora de buscar empleo, lo que puede afectar directamente a la atracción y fidelización del talento”.

NOTICIAS DESTACADAS