El estudio insiste en que más de 700.000 pymes tienen serios problemas de liquidez.

El Consejo General de los Colegios de Gestores Administrativos (gA) ha llevado a cabo esta semana un nuevo Barómetro que en esta ocasión se ha centrado en la evolución de los contratos temporales existentes antes de la reforma laboral, así como sobre la situación económica y financiera de los pequeños y medianos negocios, y que concluye que el 40% de los pequeños y medianos negocios cerraron junio en pérdidas.

El 57% de los contratos temporales preexistentes a la reforma laboral han sido convertidos en contratos fijos. El 14% se han transformado en fijos discontinuos, el 8% en fijos a tiempo parcial, un 10% han desaparecido sin renovar ni sustituir al trabajador y un 11% se han mantenido como contratos temporales, dentro de las excepciones que contempla la norma aprobada.

En opinión de Fernando Jesús Santiago, presidente del Consejo General de los Colegios de Gestores Administrativos, “no queda claro que los objetivos previstos se hayan alcanzado, pues el uso de figuras como los contratos fijos a tiempo parcial y los fijos discontinuos pueden seguir enmascarando una cierta situación de precariedad, provocada por las exigentes condiciones actuales, y probablemente responde a las necesidades reales del negocio y a su estado actual”.

ICO

Además, el 25% de los pequeños y medianos negocios cuentan con un ‘ICO covid’, según el estudio. De ellos, el 85% han contado con trabas por parte de los bancos para ampliar los plazos de amortización recogidos en el Código de Buenas Prácticas. “Hace apenas 2 semanas, un gran banco me informaba que si quería ampliar los plazos de mis ‘ICO Covid’ debía ser consciente de que me iban a considerar dudoso y no iban a seguir apoyándome con nueva financiación. Además, me indicaron que de carencia nada, que el banco estaba como loco por recuperar cuanto antes el principal, pues se temían una marcha atrás en los avales como ocurrió hace unos años, durante la crisis financiera”, señala uno de los afectados.

Según el Barómetro de la gA, el 40% de los pequeños y medianos negocios han cerrado con pérdidas el primer semestre de 2022. El Barómetro insiste en que más de 700.000 pymes tienen serios problemas de liquidez. En estos momentos están en quiebra técnica unas 90.000 empresas.

“Antes del verano ya informábamos que más de 100.000 pequeños negocios estaban en esta situación. Según recientes informaciones, en agosto habrían desaparecido 20.000. Nuestro Barómetro señala que ahora son 90.000 negocios los que están en situación crítica. Pero, además, 250.000 pequeños y medianos negocios están en serio peligro de desaparecer si no se toman medidas que les ayuden a superar su situación de iliquidez y de falta de rentabilidad actual”, ha señalado Santiago.

En septiembre del año pasado, el Barómetro revelaba que, de seguir en estas condiciones, un 18% de los pequeños negocios podrían “salirse del sistema”. Un año después, el Barómetro asegura que un 10% de estos pequeños negocios han tomado el camino de la economía informal.

El presidente de los gA ha asegurado que “si no se facilita financiación, no llegan ayudas directas que compensen el déficit de ingresos que aún tienen muchos negocios, si los costes siguen creciendo, si las condiciones laborales siguen siendo difíciles, no es de extrañar que muchos de esos pequeños y medianos negocios haya decidido salirse de las líneas de obligado cumplimiento”.

“No soy nada partidario de esta situación, por lo que le pido a nuestros gobernantes que habiliten mecanismos que permitan recuperarse a los negocios, que les den oxígeno, que les bajen los impuestos y, así las cosas, que sea duro con el que no cumpla”, ha indicado Santiago.

El 90% de los gestores administrativos consideran que la situación va a empeorar en los próximos meses y eso afectará negativamente a los negocios. “La situación no es fácil, aún tenemos incertidumbres serias, pero cada vez las cosas ciertas son peores: inflación, tipos de interés, consumo, falta de liquidez, desabastecimiento de materias primas… no se trata de generar miedo, se trata de que se sea consciente de la situación y se tomen las medidas que tocan en este momento; facilitar liquidez, deflactar los impuestos, revisar el IVA de algunos productos, buscar soluciones alternativas a los altos costes de la energía, reducir la presión de los seguros sociales y flexibilizar el mercado de trabajo en la medida de lo posible, en lugar de volver a la carga con la subida del SMI”, comentó el presidente del Consejo General de Colegios de Gestores Administrativos.