Niños sentados con caretas de disfraz
La OCU ha alertado de la peligrosidad de algunos accesorios para disfraces adquiridos en venta online

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha alertado este lunes de la proliferación de “problemas de seguridad” en disfraces y accesorios en la venta ‘online’ para Halloween y ha reclamado la realización de “más controles” en las plataformas de comercio electrónico.

Así lo ha demandado en un comunicado en el que puntualizó que un reciente análisis que realizó de etiquetado y seguridad de 15 disfraces, cinco complementos y cinco pinturas de cara de venta ‘online’ revela una “amplia lista de riesgos” que, a su juicio, son “más habituales” en los productos a la venta en los ‘marketplace’ como AliExpress y Amazon como “consecuencia” de las “limitaciones” para llevar a cabo los “pertinentes controles e inspecciones” en dichas plataformas.

“Lamentablemente, se trata además de riesgos difíciles de comprobar hasta que el disfraz o el accesorio no ha llegado a casa y se abre”, ha indicado, para subrayar que el “problema más común” observado está relacionado con la seguridad mecánica y el riesgo de asfixia, detectado en 14 de los 20 disfraces y complementos analizados.

En concreto, los riesgos «más habitualmente» encontrados fueron la presencia de cuerdas y lazos de más de 7,5 centímetros en la zona del cuello de los disfraces, que está prohibida cuando son para niños menores de siete años.

Además, ha denunciado la existencia de piezas sueltas pequeñas o que se pueden “desprender o romper en trozos fácilmente”, que están prohibidas en disfraces para menores de tres años, pero que, recordó, también son “peligrosas” para niños mayores de esa edad.

Junto a ello, ha alertado sobre las bolsas de embalaje de plástico “demasiado finas”, esto es de menos de 38 micras, al entender que, cuanto más delgadas, “más fácilmente se adhieren al rostro, multiplicando el riesgo de asfixia en el caso de que se introduzca la cabeza”.

RIESGOS MENOS FRECUENTES

Por su parte, también ha hecho hincapié en el riesgo “menos frecuente” de inflamabilidad, detectado en tres de los 15 disfraces analizados, ya sea por la velocidad de propagación de la llama como por su persistencia.

En paralelo, se congratuló de que este año también ha “decrecido” el riesgo de encontrar sustancias tóxicas, dado que en su análisis no se han encontrado metales pesados, colorantes azoicos ni ftalatos, salvo en el adorno de un disfraz.

A la luz de estos resultados, la organización desaconsejó el uso de disfraces con capuchas cerradas y de caretas completas, tanto por su “mala ventilación” como por su “posible inflamabilidad”.

En este caso, ha considerado “preferible” pintar la cara con maquillajes al agua que son fáciles de quitar y no estimó «recomendable» el uso de lentillas de fantasía, salvo que se compren en una óptica y se limite su uso «a unas pocas horas».

Asimismo, ha urgido a revisar siempre el etiquetado de estos productos, prestando “especial” atención a la edad recomendada, y explicó que los “defectos” de la etiqueta siguen siendo “relativamente habituales” en las compras ‘online’ y “suelen anticipar posibles riesgos”.

Finalmente, ha recordado que no deben adquirirse productos sin marcado CE o sin mención a la edad y juzgó “importante” guardar los resguardos de la compra por si fuera necesario reclamar después.

La organización ya ha “avisado” de los productos peligrosos a la Red de Alerta Europea (Safety Gate), al Ministerio de Consumo y a los ‘marketplace’ afectados para que se retiren “cuanto antes” y recordó que existe un acuerdo de la Comisión Europea, el conocido como Product Safety Pledge EU, con 11 grandes plataformas de ‘marketplace’ para retirar en 48 horas este tipo de productos, si bien lamentó que “no siempre resulta efectivo”, por lo que insistió en la importancia de “aumentar los controles e inspecciones”.

NOTICIAS DESTACADAS