La Guardia Civil deteniendo a uno de los implicados
La Guardia Civil ha detenido a 30 personas de nacionalidades ucraniana, alemana, española y marroquí

La Guardia Civil ha detenido en Andalucía a 30 personas de nacionalidades ucraniana, alemana, española y marroquí por traficar con marihuana que camuflaban en cajas de cartón como provisiones y ayuda humanitaria destinada a Ucrania.

Según informó la Benemérita, las cajas con la droga eran transportadas en furgonetas que simulaban formar parte de una caravana solidaria, pretendiendo así pasar desapercibidas ante los controles policiales y fronterizos.

En el marco de la operación ‘Marlin’, se ha desarticulado una organización dedicada al tráfico de drogas asentada en Andalucía y que se proveía de plantaciones de marihuana diseminadas por toda la geografía andaluza.

La investigación comenzó cuando los agentes detectaron en la Costa del Sol la existencia de un grupo de ciudadanos de origen ucraniano dedicados a recopilar importantes cantidades de marihuana y posteriormente remitirla a diferentes países de Europa.

Este grupo se desplazaba a diferentes puntos de Andalucía donde recopilaban marihuana ya envasada, y tomando fuertes medidas de seguridad, la transportaban e iban almacenando en un piso situado en la localidad de Mijas (Málaga).

Durante la investigación, la Guardia Civil detectó en Fuengirola (Málaga) dos furgonetas matriculadas en Ucrania con un total de 109 kilogramos de marihuana envasada al vacío y camuflada en cajas de cartón. Por estos hechos, la Guardia Civil detuvo a los cuatro ocupantes de los vehículos, acusados de un delito de tráfico de drogas.

En una primera fase de explotación, los investigadores llevaron a cabo un total de 11 registros domiciliarios en la provincia de Málaga, y se detuvo a 11 personas por delitos de tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal, tenencia ilícita de armas, y defraudación de del fluido eléctrico, entre otros.

SEGUNDA FASE

Debido a la magnitud de la organización, parte de las actuaciones se reservaron para una segunda fase de explotación. En esta fase, la Guardia Civil detuvo a 14 proveedores de las sustancias estupefacientes, localizados en las provincias de Granada, Córdoba y Sevilla.

En ocho registros practicados, la Guardia Civil intervino 1.500 plantas de marihuana, 10 kilogramos de marihuana envasada, cinco armas de fuego y 15.000 euros en efectivo. Durante las detenciones, dos de los investigados trataron de darse a la fuga llegando a embestir un vehículo policial ocupado por dos agentes, que sufrieron lesiones leves.

LO MÁS VISTO