Según fuentes policiales, en esta operación han sido detenidas 19 personas

La Policía Nacional ha desarticulado una peligrosa banda de narcotraficantes gallegos, liderada por un delincuente conocido como ‘El Matador’, que disponía de armas de guerra y que había pactado con un cártel colombiano la introducción en España de 2.600 kilogramos de cocaína.

Según ha informado este miércoles la Policía, en esta operación, en la que han colaborado Colombia y EEUU, han sido detenidas 19 personas, entre ellas ‘El Matador’. Este narco era objetivo de las autoridades españolas y colombianas desde hace más de diez años, al ejercer como enlace para el narcotráfico entre ambos países.

Parte de la droga -2.000 kilogramos- fue interceptada en aguas internacionales del Caribe cuando era transportada en barco para su distribución en territorio español, mientras que el resto se encontraba oculta en una nave industrial en Siero (Asturias)

Este arsenal estaba compuesto por siete fusiles de asalto, una granada de mano, explosivo plástico, un lanzacohetes un detonador y diez silenciadores. También había tres armas cortas, once cargadores, dos inmovilizadores eléctricos, tres chalecos antibalas y más de 1.000 cartuchos metálico.

MÁS ENVÍOS PREVISTOS

Las primeras pesquisas tuvieron lugar en el mes de enero del pasado año cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de una organización criminal que, compuesta por miembros de diferentes países de Sudamérica y que operaban principalmente desde Colombia, pretendía introducir en España una importante cantidad de cocaína.

Tras identificar a los miembros de la trama, los investigadores pudieron constatar que éstos se habían desplazado hasta Madrid para reunirse con un conocido narcotraficante gallego, responsable de la distribución de la droga en España. Tras este encuentro los investigados planifican el envío de dos toneladas de cocaína para finales de julio de 2022.

Gracias a la cooperación internacional, la embarcación que transportaba 2.000 kilogramos de sustancia estupefaciente fue intervenida en aguas internacionales próximas al Caribe, frustrando así el propósito criminal de la organización.

Finalmente, los agentes intervinieron en la nave de Siero, donde, además de las armas, había 600 kilogramos de cocaína. Hasta este lugar se había desplazado el narcotraficante gallego, en compañía de su pareja, con el objetivo de eludir la atención policial simulando un viaje familiar.

LO MÁS VISTO