Los agentes establecieron dispositivos de vigilancia en las zonas en las que se sospechaba que podían estar desarrollándose la actividad ilícita

La Guardia Civil y el Servicio de Vigilancia Aduanera la Agencia Tributaria han desarticulado en Navarra y País Vasco la mayor red de fabricación de tabaco de contrabando de Europa, que producía un millón de cigarrillos al día.

Según informó la Benemérita en un comunicado, el inicio de la operación bautizada como ‘Baserría/Trampantojo’ tuvo lugar después de que los investigadores obtuvieran informaciones sobre actividades de índole sospechosa que estaban teniendo lugar en varias explotaciones agrícolas y ganaderas situadas en diferentes áreas de la Cuenca de Pamplona y la Comarca Norte de Aralar, en Navarra.

Los agentes establecieron dispositivos de vigilancia sobre estas zonas en las que se sospechaba que podían estar desarrollándose la actividad ilícita. Además, realizaron seguimientos a los propietarios, así como a parte de los trabajadores de las explotaciones agrícolas y ganaderas.

Gracias a la vigilancia se supo que mantenían reuniones en restaurantes con diferentes camioneros; posteriormente se les guiaba hasta naves situadas en polígonos industriales de Navarra y País Vasco donde realizaban cargas y descargas de productos paletizados y almacenados.

Los investigadores sospecharon que pudiera tratarse de hoja de tabaco para su posterior manipulación y transformación en el producto final, simulando tabaco de distintas marcas comerciales de uso habitual, tanto en España como de otros países europeos, con la correspondiente etiqueta en cada idioma.

ENTRADAS Y REGISTROS

Tras contar con ayuda de Europol, se localizó una gran infraestructura instalada y segmentada en Navarra y País Vasco dedicada a la elaboración de cigarrillos de tabaco, por lo que se solicitó a la Autoridad Judicial la entrada y registro en las fábricas clandestinas.

En España se realizaron cinco entradas y registros en edificios clandestinos situados en las dos comunidades autónomas, donde se intervinieron más de tres millones de cajetillas de tabaco, más de 27 toneladas de hoja de tabaco y más de 3 toneladas de picadura, así como maquinaria y precursores para la elaboración de las cajetillas.

Una vez intervenido el material, se procedió a la detención de los presuntos autores de la actividad ilícita. En total, han resultado detenidas 16 personas, seis de nacionalidad española, siete ucranianos y tres búlgaros.

Se les considera presuntos autores de los delitos de contrabando, pertenencia a grupo criminal, delito contra los derechos de los trabajadores, delito contra la propiedad industrial, delito contra la hacienda pública, trata de seres humanos y delito contra la salud pública.

De la actividad ilícita de la elaboración y distribución del tabaco, el grupo criminal habría obtenido unos beneficios económicos de casi 80 millones de euros.

EXPLOTACIÓN LABORAL

En el taller de fabricación de tabaco ubicado en Navarra fueron localizados siete trabajadores de nacionalidad ucraniana. Los trabajadores se hospedaban y realizaban su actividad en la nave interior secundaria que se utilizaba como alojamiento precario.

Las condiciones de trabajo incluían jornadas laborales diarias de entre diez y doce horas de media, y los trabajadores no salían de la nave en ningún momento del día. Uno de los cabecillas era el encargado de hacer la compra que los propios trabajadores ucranianos solicitaban.

LO MÁS VISTO