Yolanda Díaz e Inmaculada Cebrián muestran el informe encargado por Trabajo
La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, y la coordinadora del documento, Inmaculada Cebrián López | Foto del Ministerio de Trabajo y Economía Social

El segundo informe elaborado por la Comisión Asesora para el Análisis del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), encargado por el Ministerio de Trabajo y Economía Social, propone subidas para este indicador que oscilan entre los 46 y los 82 euros, desde los 1.000 euros por 14 pagas en los que se encuentra en la actualidad.

Así lo recoge este informe que ha sido entregado este lunes a la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, de manos de la coordinadora del documento, Inmaculada Cebrián López.

El informe propone cuatro cifras en función de cuatro escenarios para que se alcance el 60% del salario medio en España en 2023. La profesora Cebrián ha explicado que con esta horquilla se garantiza que el SMI llegue al 60% del salario medio en España, como se comprometió el Ejecutivo para antes de que acabara la legislatura.

En concreto, sugiere que el SMI se eleve hasta los 1.046 euros; hasta los 1.054 euros; 1.066, y 1.082 euros. Es con estas opciones con las que se garantizaría cumplir el objetivo fijado por el Gobierno.

La experta ha señalado que el salario medio en España fue de 1.856 euros en 2020 y, por ello, el anterior informe defendía que el SMI llegara a los 1.035 euros. Ahora, para renovar esta cifra con información más actualizada, se han utilizado datos de la Encuesta de Coste Laboral del Instituto Nacional de Estadística (INE) y cifras de evolución salarial de los convenios colectivos.

Además, Cebrián ha aprovechado para criticar la escasez de datos disponibles a la hora de estudiar la evolución de los salarios en España. “La estimación del salario medio neto sigue siendo un ejercicio complejo, lleno de incertidumbre y complica los análisis a los que ha de proceder la comisión”, ha apuntado.

DESIGUALDAD

La coordinadora del informe ha defendido también la utilidad de la subida del SMI para “luchar” contra la pobreza y la desigualdad y ha subrayado la posibilidad de que a mitad de año se revise el SMI si la evolución de los precios difiere de las previsiones realizadas.

Asimismo, el informe explica que seguramente el salario en España crezca en 2023, de modo que abre la puerta a que se elijan las franjas altas de sus recomendaciones.

Por su parte, la vicepresidenta segunda ha agradecido el trabajo realizado y ha sostenido que ayudará a la toma de decisiones por parte del Ejecutivo. Ha justificado que las subidas del SMI en España son “una historia de éxito” por su contribución a luchar contra la desigualdad, y ha mantenido que existe “evidencia científica” al respecto.

“Es indiscutible que la herramienta del SMI ha servido para impactar positivamente en los salarios más bajos. Lejos de todo lo que se ha opinado, en España, desde 2018, se han creado más de un millón de empleos, con una subida del SMI del 36%”, ha ahondado Díaz.

En su intervención, Díaz ha adelantado que convocará a los agentes sociales para este miércoles, con el fin de debatir la subida del SMI. “Escucharemos a las partes y tomaremos las mejores decisiones”, ha apuntado

AVISO A CEOE

Al ser preguntada por la posibilidad de que CEOE no asista, ha avisado de que “si alguien no acude va a tener que dar explicaciones” no al Gobierno, sino a “su país”.

“Espero que el ruido político que hemos vivido la semana pasada en el Congreso no contagie al diálogo social”, ha asegurado Díaz, quien considera que eso sería “muy preocupante”.

CEOE mostró la pasada semana su enfado con el Ministerio de Trabajo por pactar una enmienda con Bildu en la Ley de empleo por la que se devuelve a la Inspección de Trabajo la potestad de pronunciarse cuando una empresa ponga en marcha un Expediente de Regulación de Empleo (ERE). Para la patronal, es una cuestión negociada a “espaldas” de la mesa del diálogo social y que, además, vulnera el pacto sobre la reforma laboral.

Con todo, la titular de Trabajo ha pedido este lunes que los agentes sociales asistan a la mesa del SMI con “la mejor de las intenciones”. Asimismo, ha destacado que espera que los agentes sociales “cumplan con su mandato constitucional” y que lo hagan “atendiendo a la delicada situación de nuestro país”.

Ha indicado que no quiere pronunciarse sobre una cifra concreta para elevar el SMI ni sobre la fecha en que se aprobaría, aunque ha recordado que solo quedan dos Consejos de Ministros antes de que acabe el año. Eso sí, ha manifestado que si se aprueba la subida del SMI ya con el ejercicio 2023 en curso, la medida tendría carácter retroactivo desde el 1 de enero.

NEGOCIACIÓN

El Gobierno no está obligado a pactar la subida del SMI con los sindicatos y la patronal, sino a realizar consultas. De hecho, la legislación no obliga ni a que dichas consultas sean por medio de una reunión formal, aunque Díaz ha adelantado que sí quiere mantener un encuentro presencial.

La titular de Trabajo no ha desvelado, por el momento, qué cifra cree que debe subir el SMI en 2023, en aras a intentar llegar a un acuerdo. Sin embargo, ya en 2022 el SMI pasó de los 965 euros a los 1.000 euros solo con el apoyo de los sindicatos. CEOE rechazó la decisión por considerar que no era el momento, dada la “situación” que estaban atravesando muchas empresas.

Para el nuevo incremento, UGT ha exigido que llegue a los 1.100 euros en 2023. CCOO también se ha manifestado en este sentido, si bien ha especificado que al menos no debe perder poder adquisitivo y tendría que subir con la inflación media de este año. Ello supondría que se incrementara ligeramente por encima del 8%, lo que dejaría el SMI en algo más de 1.080 euros.

Por su parte, la patronal no se ha pronunciado, pero ha incidido en el incremento de costes que están afrontando las empresas y en que el SMI ha crecido cerca de un 40% en los últimos años.

LO MÁS VISTO