La sesión comenzó con la exposición de los vetos a la iniciativa parlamentaria de PSOE y Unidas Podemos

El Senado ha aprobado la proposición de ley para reformar el Código Penal que elimina el delito de sedición y rebaja el de malversación en un debate final en el que se reabrieron las críticas por reformar ambos y se aparcó la decisión del Tribunal Constitucional (TC) de paralizar la tramitación de la reforma que pretende desbloquear la renovación del tribunal de garantías.

La proposición de ley contó con 140 votos a favor, 118 en contra y 3 abstenciones. Tanto los cinco vetos como las 55 enmiendas presentadas en el Senado a esta proposición de ley por parte de diferentes grupos fueron rechazados.

Cuando el presidente del Senado, Ander Gil, abrió el proceso de votación, recordó que no se votaban las disposiciones transitorias cuarta y quinta y las disposiciones finales primera y segunda, apartado 4, cuya tramitación ha sido suspendida por el TC, “imposibilitando, a juicio de esta Presidencia, el pleno ejercicio de las legítimas facultades del Senado en España”. Una frase que llevó a los senadores del PSOE a aplaudir y ponerse en pie.

La sesión comenzó con la exposición de los vetos a la iniciativa parlamentaria de PSOE y Unidas Podemos, continuó con el turno de fijaciones de posición y concluyó con el debate sobre las enmiendas presentadas por diferentes grupos de la Cámara Alta. En primer lugar, el senador socialista Joan Lerma se encargó de exponer que el objetivo de esta proposición de ley era contar con un Código Penal que responda “al tiempo en que la sociedad se halla” y dé una respuesta “actual, segura y propia” de un Estado de Derecho a “formas delictivas o a la evolución de otras ya existentes”.

El veto del PP fue defendido por su portavoz, Javier Maroto, quien, haciendo alusión a la decisión del Tribunal Constitucional de paralizar la tramitación de la reforma que pretende desbloquear la renovación de este órgano, aclaró que nadie ha dicho que esta modificación legal no se pueda hacer, sino que no se puede mediante una «chapuza». Por este motivo, afirmó que el Gobierno se ha dado de “bruces” con el Estado de Derecho.

Además, en su segundo turno de intervención durante la fijación de posiciones, Maroto quiso saber en qué mejora rebajar el delito de malversación en España, ya que a su juicio «solo mejora la vida de veintitantos independentistas» y del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al tiempo que alertó de que el PSOE está trasladando un mensaje «peligrosísimo» porque le está diciendo a los españoles que hay una corrupción «buena», que es toda aquella que permita a Sánchez «quedarse en el poder liberando de la cárcel a quienes le votan».

«GOLPE DE ESTADO» DE SÁNCHEZ

Otro de los cinco vetos a la iniciativa lo defendió el senador de Vox José Manuel Marín Gascón que afirmó que desde que Sánchez es presidente se han “generalizado las estrategias y actuaciones con pretensión de subvertir el orden constitucional”. “Es claro el golpe de Estado de Sánchez y sus socios para contentar a sus socios y mantenerse a La Moncloa”, denunció. A su juicio, el Ejecutivo está “desarmando el Estado de Derecho” porque eliminando el delito de sedición España, como bien jurídico, se está quedando sin defensa, expuso, advirtiendo de esa “sensación de impunidad” para los independentistas.

El senador de Junts Josep Cervera aseguró que no les sorprende nada lo que está ocurriendo porque “confirma que su (por la española) democracia está secuestrada por la alta judicatura que no respeta ni la separación de poderes ni la inviolabilidad de las Cámaras”. En el Gobierno, sentenció, han “probado su propia medicina”, tras expresar también sus críticas por las formas aceleradas en las que se ha tramitado esta medida.

Por su parte, el senador de Ciudadanos Miguel Sánchez afeó que el presidente del Gobierno, para “contentar” a sus socios, no tenía “más remedio” que eliminar la sedición y reformar la malversación. Como “no le interesaba que se hablara de esto”, añadió, le acusó de provocar una “estampida” con el TC, ya que desde lunes se lleva hablando “solo” de este tema y de su veto a algunas enmiendas. “No me digan que no es un maestro”, añadió.

Para cerrar la defensa de los vetos, el senador de UPN Alberto Catalán expresó su “auténtico desacuerdo” con esta iniciativa del Gobierno y aseguró que desde su grupo no pueden «mirar para otro lado», al tiempo que rechazó «el comportamiento de aquellos que para imponer sus ideas recurren a ir contra la legalidad».

“En España, gracias a Dios y al esfuerzo de todos los españoles y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en el Estado ya no se mata, pero la presión, la coacción y la amenaza del independentismo más radical siguen presentes”, añadió. Además, indicó que el «sanchismo» es “capaz de cualquier cosa” para mantenerse en el poder, y denunció que utiliza “el engaño, la mentira y la falsedad” como “forma de hacer política”. Por tanto, destacó que la credibilidad de Sánchez es “nula”.

SACAR LAS «ZARPAS» DE LA JUSTICIA

En contra de los vetos a la proposición de ley, el senador socialista José María Oleaga criticó el tono empleado por Maroto y abogó por un debate sosegado tras afear al pp la “invención de excusas” empleadas para no renovar el Poder Judicial. Son “auténticos maestros”, dijo, por la de excusas que busca y porque el recurso al Constitucional “ha provocado que estén los demócratas más unidos que nunca”, con un “problema” que se va a solucionar” “pronto”.

También en de los vetos, pero no a favor de la proposición, se mostró el senador el senador autonómico de Navarra Koldo Martínez (Geroa Bai). Dijo que el “espectáculo” de estos días en las Cortes Generales con un “empeño enfermizo por conservar el poder a toda costa” por parte de unos y de “deslegitimar un Gobierno amparado por una mayoría parlamentaria” por parte de otros reafirma la apuesta de su partido de salirse de “este marco” y no ser “cómplice” de ninguno. Por su parte, la representante del PNV Estefanía Beltrán se limitó a mostrar su rechazo a estos vetos.

Por su parte, La portavoz de ERC en el Senado Mirella Cortés dirigió gran parte de su intervención al PP, a quien le pidió que quite “sus zarpas” de la Justicia y deploró que “la derecha judicial está dispuesta a todo”. Además, empleó su tiempo para destacar que la derogación del delito de sedición avanza en la “desjudicialización” del “conflicto”

«EL PAÍS POR LOS SUELOS»

Continuando con el turno de fijación de posiciones, la exparlamentaria de Ruth Goñi criticó el fondo y las formas y resumió lo ocurrido como que “la hoja de ruta de ERC es la hoja de ruta del PSOE” porque “Sánchez solo cumple con los independentistas catalanes y con Bildu” porque el presidente hace lo que sea por “seguir en el poder sin complejos”.

En su turno, el senador del PRC José Miguel Fernández afeó las formas y cuestionó “qué ha pasado” para que el PSOE rebaje la malversación y reforme la sedición, aspectos contra los que se mostró contrario. Además, denunció la intervención del TC porque “el Senado no puede ser el pagano del pulso institucional que está dejando el país por los suelos”.

Finalmente, el senador del Partido Aragonés (PAR), Clemente Sánchez-García, dijo no compartir la actuación del Constitucional que nos ha privado en esta Cámara de debatir y votar, esto no hace más que ahondar en el descrédito de un tribunal que tiene que velar por las garantías de todos.

Tras estas primeras intervenciones, se celebró el debate de las distintas enmiendas que los grupos de la Cámara Alta presentaron a esta reforma del Código Penal que pretende eliminar el delito de sedición y reformar el de malversación.

LO MÁS VISTO