Mercado central de Zaragoza
España elevó las compras a Rusia en todos los grupos del sector agroalimentario y pesquero excepto en hortalizas y legumbres Foto: Carlos Burillo

Las importaciones españolas de productos agroalimentarios y pesqueros procedentes de Rusia alcanzaron los 138,7 millones de euros entre marzo y septiembre, lo que supone un 25,9% más que en el mismo periodo de 2021, antes de la guerra con Ucrania.

Así lo refleja el estudio «Efecto de la crisis de las materias primas de la guerra Rusia-Ucrania en el comercio exterior agroalimentario español», elaborado por la Subdirección de Análisis, Coordinación y Estadística el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, y al que ha tenido acceso Servimedia.

España elevó las compras a Rusia en todos los grupos del sector agroalimentario y pesquero excepto en hortalizas y legumbres, que bajaron un 30,4%. Las importaciones de aceites y grasas y las de bebidas se dispararon más de un 100%, las de cereales un 83,3% y las de pescados, crustáceos y moluscos un 50,7%.

Los cinco productos más comprados a Rusia entre marzo y septiembre fueron trigo, por valor de 29 millones; pescado congelado (23,3 millones), pescado fresco (17 millones), subproductos de almidón y pulpa de remolacha (14,9 millones) y aceite de soja (12,1 millones).

En cuanto a las exportaciones a Rusia, se redujeron en este periodo un 1,1% respecto al mismo periodo del año anterior, hasta los 133,1 millones. Esta bajada es más leve que la registrada en las ventas del conjunto de todos los sectores de la economía a Rusia, que cayeron un 53,4%.

“Teniendo en cuenta que sigue vigente el veto ruso a las exportaciones españolas de carnes, frutas y hortalizas, y que las sanciones comerciales impuestas por la UE a Rusia excluyen los productos agroalimentarios y pesqueros, destaca por grupos de productos la caída del 48,4% de las exportaciones de leche, huevos y miel, y del 33,4% de aceites grasas”, indica el estudio.

Asimismo, resalta el incremento de las ventas en comparación con marzo-septiembre de 2021 en semillas oleaginosas, cereales y piensos, que suben más de un 100%.

UCRANIA

Por lo que se refiere al comercio alimentario con Ucrania, las importaciones a España se incrementaron un 4,6% (19,6 millones más) y llegaron a 446,6 millones, mientras que las compras del total de la economía registraron un descenso del 15,9%.

Resalta la caída de un 38,4% en las compras de aceites y grasas, y de un 64% en las adquisiciones de piensos.

La compra de cereales procedentes de Ucrania aumentaron en 107,9 millones (61,1% más), reflejo del acuerdo firmado en julio entre Rusia, Ucrania, Turquía y la ONU para facilitar el tránsito de cereal por el Mar Negro. El alza es consecuencia del encarecimiento de los precios, según puntualiza Agricultura.

España se sitúa como primer destino de las exportaciones agrarias de Ucrania, seguido por Turquía y China.

Con todo, la situación actual de Ucrania ha obligado a España a buscar nuevos socios comerciales y a incrementar las compras de aceites y grasas y de cereales procedentes de otros países.

Brasil ha pasado a ser el primer país de origen de las importaciones de maíz, con un 41,5% de cuota, seguido de Francia (15,7%). Ucrania aumenta las ventas a España de este producto en 57,3 millones y sigue en el tercer puesto, pero rebaja su cuota del 17,2 al 11,8%.

El informe llama la atención sobre el fuerte incremento de las compras de maíz a Estados Unidos, que eleva su cuota en las importaciones españolas del 0,1% del año pasado al 9,5%.

Por su parte, las compras de aceite de girasol a Ucrania se han reducido en una cuota del 60,6% al 18,8%. Ucrania ha pasado de ser el país que más vendía aceite de girasol a España a colocarse en segunda posición por detrás de Bulgaria, cuya cuota ha sido del 30,4% en el periodo analizado de 2022.

En cuanto a las exportaciones agroalimentarias y pesqueras a Ucrania, también se han visto reducidas, registrando una caída del 28,2% (25,4%), hasta los 64,7 millones.

Por grupos de productos, se aminoran las ventas en todos los grupos excepto en cereales, que han crecido un 209,9%, semillas oleaginosas (+46,4%) y aceites y grasas (+28,4%).

Los grupos con mayores retrocesos han sido bebidas (-57%), frutas y frutos secos (-50%), pescados, crustáceos y moluscos (-39,2%) y carnes (-35,1%).

LO MÁS VISTO