Desde Hacienda no han titubeado en apuntar de forma directa al sector de la construcción

La Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT) reforzará a lo largo de 2023 el control sobre sectores y modelos de negocio en los que se aprecie “alto riesgo de existencia de economía sumergida”. Para ello, impulsará ‘peinados’ fiscales con “un enfoque especial” a las actividades relacionadas con la construcción, rehabilitación y reformas de inmuebles, así se recoge en las directrices del Plan Anual de Control Tributario publicado este lunes en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

El organismo liderado por Soledad Fernández quiere que los inspectores vuelvan a las calles y recuperen sus «tradicionales visitas» una vez se ha superado la crisis sanitaria de la covid-19. El objetivo es obtener más información, comprobar «la fiabilidad y calidad» de la que se tiene disponible y detectar comportamientos irregulares en materia de facturación.

«Hay que tener presencia en la calle. En muchas ocasiones, hoy se produce en obras de reformas y rehabilitación. Entonces, tener agentes tributarios en la calle pendientes de que estas obras se declaran correctamente nos parece que es una línea de actuación imprescindible, teniendo en cuenta que sigue existiendo un problema de economía sumergida tenemos que combatir», declaró este lunes el secretario de Estado de Hacienda, Jesús Gascón, en el Congreso de los Diputados, unas horas después de la publicación del plan tributario.

APUNTA A LA CONSTRUCCIÓN

Desde Hacienda no han titubeado en apuntar de forma directa al sector de la construcción y el texto recoge explícitamente que, «si bien los planes de visitas se dirigirán a sectores múltiples, se enfocará especialmente al sector de la construcción inmobiliaria, especialmente en lo que se refiere a la rehabilitación y reformas». «Tales actuaciones, cuando los riesgos detectados sean relevantes, se continuarán con procedimientos completos de comprobación sectorial», añade la disposición.

Además, en este marco, el fisco «prestará atención» a la información que se haya podido obtener sobre «entidades no mercantiles inactivas que pudieran estar falsamente domiciliadas en dichos lugares». Para ello, tendrán especial relevancia los acuerdos de entendimiento realizados por la Agencia Tributaria con el sector.

Por otro lado, en el marco de la nueva normativa sobre prohibición del software de ocultación de ventas, también se desplegarán planes específicos enfocados a la identificación de las herramientas de software de gestión y contabilidad utilizadas por comercios y empresas, así como a verificar la consistencia de los programas informáticos con la normativa de aplicación.

IMPUESTO A BANCA Y ENERGÉTICAS

Las directrices de Hacienda subrayan también que la Agencia Tributaria será el “órgano encargado” de poner en marcha este año los dos nuevos impuestos temporales a las grandes corporaciones energéticas y a las entidades bancarias.

Así, la AEAT asumirá las competencias de exacción, gestión, comprobación y recaudación respecto de estas dos figuras tributarias temporales, “a pesar de tratarse de una prestación patrimonial de carácter público no tributario”.

CRIPTOMONEDAS

El fisco estrechará también el cerco sobre los criptoactivos y desarrollará un plan de investigación asociado al empleo de criptoactivos en el ámbito de la economía digital, «con la finalidad de detectar elementos patrimoniales cuyo origen pueda estar vinculado a actividades criminales».

Las monedas virtual, además, tendrán un «especial enfoque» en las actuaciones de localización de nuevos bienes susceptibles de actuaciones de embargo.

CONTRABANDO Y NARCOTRÁFICO

En relación con la prevención y represión del contrabando, el narcotráfico y el blanqueo de capitales, el Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria desarrollará actuaciones encaminadas a la neutralización de las actividades de delincuencia organizada,” actuando de manera integral contra las estructuras logísticas, financieras y patrimoniales de las redes criminales”.

Además, trabajará en la implementación de nuevas tecnologías que permitan monitorizar y detectar los comportamientos anómalos de las embarcaciones dedicadas a los tráficos ilícitos por vía marítima; y continuará con la actividad operativa en relación con la cadena de suministro de las ‘narcolanchas’. En el caso del comercio irregular de tabaco, quiere acometer “avances” en el ámbito de la prevención a partir del desarrollo de las normas de control sobre el tabaco crudo y su régimen sancionador.

CONTROL SOBRE CIUDADANOS NO RESIDENTES

La Agencia Estatal de Administración Tributaria pretende impulsar durante este año el control sobre ciudadanos residentes en España que declaran sus rentas a través del Impuesto sobre la Renta de No Residentes (IRNR) para rebajar de forma artificial y fraudulenta su factura fiscal.

El BOE avanza que uno de los principales objetivos del Ministerio de Hacienda y Función Pública es “reducir el número de no declarantes del IRPF”, así como del Impuesto de Sociedades y el IVA.

Los ciudadanos españoles que presentan la declaración de la renta como no residentes pueden beneficiarse de tipos impositivos más bajos que los recogidos en el IRPF si, por ejemplo, afirman vivir de forma habitual en Portugal. Al cometer este fraude, solo tributan ante Hacienda por la renta generada en territorio nacional, ya que no tienen la obligación sobre el papel de dar cuenta de su renta mundial.

Ante esta realidad, el fisco quiere ir “perfilando” una lista aquellos contribuyentes con una mayor probabilidad de no presentar la declaración de la renta como residentes españoles aun estando obligados a ello, y realizará una “campaña específica de avisos durante el periodo de presentación de la declaración”. Además, la disposición recoge que esta estrategia de reducir el número de no declarantes a través de campañas preventivas sobre determinados colectivos «se puede extender al ámbito de las declaraciones informativas”.

El Plan Tributario incide a su vez en la necesidad de mantener la actividad de control en los supuestos de simulación de residencia en comunidades autónomas diferentes de la real, así como en la explotación de la información disponible sobre titulares reales de sociedades opacas con inmuebles residenciales de alto nivel. De igual forma, prevé la ejecución de planes específicos en relación con la titularidad indirecta de inmuebles por parte de no residentes, a efectos de su correcta imposición patrimonial.

Dentro del ámbito de la prevención del fraude, Hacienda quiere impulsar «un control temprano» a la entrada de nuevos contribuyentes en el censo tributario, sobre todo, cuando se trate de entidades controladas por contribuyentes con conductas tributarias «reprochables» en el pasado, “sobre los que se pretende realizar un seguimiento para prevenir posibles incumplimientos tributarios futuros”.

LO MÁS VISTO