Decenas de miles de personas, acompañadas por el buen tiempo (y algo de viento), han salido este Viernes Santo a las calles de la capital aragonesa para disfrutar del Santo Entierro.