Ya han pasado 85 años desde que el horror de una Guerra Civil se llevase consigo el arte de un joven Francisco de Goya, que pintó un bello e impresionante mural en el altar de las reliquias de la iglesia de aquel lugar que le vio nacer: Fuendetodos. Por aquel entonces, y aunque ya se dejaba ver un talento incipiente, nadie sabía que ese joven se convertiría en uno de los más geniales pintores aragoneses, y que su arte y legado pasarían a la historia universal de la pintura. Ahora, 85 años después, ese impresionante mural vuelve a Fuendetodos en forma de una réplica fidedigna elaborada a través de una reintegración de color realizada mediante un programa informático.

Más Fotorreportajes

LO MÁS VISTO