Responsables del Festival Internacional de Cine de Huesca han sido los encargados de prender el cohete. Foto: Álvaro Calvo/ Ayto Huesca

El vuelo de varias pelotas hinchables de aquí para allá conseguía entretener a aquellos que abarrotaban la plaza de la Catedral de Huesca este martes pasadas las 11.00. Lo de los nervios y la euforia ya era otro tema y es que, tres años después, Huesca acariciaba unas ansiadas Fiestas de San Lorenzo que comenzarían oficialmente con el estallido de un cohete en el cielo una hora después. La expectación y las ganas de fiesta eran máximas y, por ello, después de llenar el estómago con los tradicionales almuerzos, jóvenes, no tan jóvenes, familias y forasteros se dirigían como una gran masa hacia la céntrica plaza. El blanco y el verde son los colores tradicionales de San Lorenzo, pero, claro, con lo que no contaba la tradición es con que, ante el calor y las ganas de jolgorio, una pistola de agua o una cantimplora llena de vino era la mejor opción para refrescarse y, de paso, teñir el uniforme de los compañeros de juergas.

Tic, tac, tic, tac. Como en una cuenta atrás dulce en la que los minutos pasan sabiendo que lo de ahora es bueno, pero lo que viene mejor, cerca de 4.000 oscenses han abarrotado la plaza de la Catedral y también la de Navarra para ver el pregón en directo o retransmitido en la gran pantalla habilitada en esta última. Y, de repente, en el tiempo en que algunos trataban de recuperarse de alguna gota de ácido vino cayendo en sus ojos, ha llegado el «somos un solo corazón que hace latir a Huesca. Hoy, más que nunca, Viva Huesca». Unas palabras a cargo del concejal de Fiestas del Ayuntamiento de Huesca, Ramón Lasaosa, que han sido la mecha perfecta para que una plaza entera saltase, se abrazase y gritase al unísono: ¡Viva!

Miles de oscenses han llenado la plaza de la Catedral. Foto: Álvaro Calvo/ Ayto Huesca

El estruendo y el vibrar de la plaza era tal que algunos casi no se han dado cuenta de que Rubén Moreno y Manuel Avellanas, los responsables de Festival Internacional de Cine de Huesca, estaban prendiendo ya el cohete que apenas unos segundos después ha estallado en el cielo. Y, de repente, las charangas, los abrazos, los saltos, la euforia, el jolgorio y la piel de gallina han llenado Huesca. Y es que, ahora sí que sí, los oscenses pueden decir que están en San Lorenzo.

En la plaza de Navarra, la emoción de los más pequeños y las familias se dejaba ver en los abrazos y los bailes improvisados, eso sí, más comedidos que los de los jóvenes que se empujaban y jaleaban unos metros más allá. Sea como sea, los sanlorenzos no pueden vivirse con medias tintas y más después de dos años que se han hecho eternos sin ellos. Así, todos a una, los oscenses han comenzado a recorrer las calles de la ciudad con la tradicional cabalgata inaugural que no sería nada sin esas charangas que son la banda sonora de estos días grandes. Luego, vendría otro de los momentos más emotivos, el saludo al santo en honor al cual se viven estos días de celebración, familia, emoción y juerga y la tradicional colocación de la pañoleta.

Y aunque a algunos les cueste hoy recogerse pronto y no desfasar todavía deberán guardar fuerzas para los siete días que vienen por delante con más de 300 actos para todos. Verbenas que harán enloquecer a la juventud hasta el amanecer, corridas de toros, charangas y orquestas, conciertos desde Ixo Rai! a Marc Seguí y espectáculos teatrales son algunos de los actos que se sucederán durante esa semana de fiestas. También habrá, por supuesto, lugar para la tradición con las diferentes actuaciones de los Danzantes de Huesca, la Ofrenda de Flores y Frutos o las misas solemnes y para hacerse con algún juguete u otros enseres en el mercado ambulante de la avenida Monegros, 49.

Los pequeños también se convertirán en protagonistas en estas fiestas con más de 40 actividades para ellos entre hinchables, títeres, espectáculos, circo, pasacalles, gigantes y cabezudos que se sucederán en diferentes escenarios como la plaza López Allué o la plaza de Navarra. Y aunque ya no son unos niños, los más mayores tienen también muchas ganas de festejar por lo que se ha preparado una amplia programación para ellos en la que destaca la tradicional fiesta homenaje, con migas y bailes incluidos, los campeonatos de hoyete y tejo y las diferentes actuaciones en las residencias.

Además, para los amantes de los altos vuelos y las emociones fuertes el recinto ferial ofrecerá una treintena de atracciones y otras tantas casetas en las que afinar la puntería y llenar el estómago con patatas fritas o unos buenos churros.

Puntos violeta y mayor seguridad en las calles

Las fiestas patronales de los diferentes pueblos son, a menudo, un escenario en el que las agresiones sexuales pueden darse con mayor frecuencia. Para atender a mujeres que hayan podido sufrir una agresión sexual, Huesca contará estos días con dos puntos violeta de atención gracias a la iniciativa del Instituto Aragonés de la Mujer.

Estos dos puntos funcionarán el día 9 de agosto, día de inicio de las fiestas, (Plaza de Navarra, en la parte trasera del Casino) de 16.00 a 20.00 horas, y los días 12,13 y 14 de las 21.00 horas hasta las 8.00 horas del día siguiente (en el exterior del Palacio de Congresos), fechas en las que se prevé una mayor población en la capital oscense.

Además, para velar por la seguridad de cada uno de los presentes, unos 150 agentes de Policía Local, Policía Nacional, Policía Adscrita y Guardia Civil trabajarán diariamente de forma coordinada para garantizar el buen transcurso de las fiestas, prestando especial atención a los actos más multitudinarios.

Búhos para las juergas de madrugada

Y para aquellos jóvenes dispuestos a pasar toda la madrugada bailando, el Búho-Bus Laurentino es la mejor opción para acercarles a los diferentes espacios festivos. Todas las noches hasta el 15 de agosto, el autobús recorrerá las calles de la ciudad desde las 23.00 horas hasta las 7.15, cuando se producirá la última salida. Estas se producirán cada 45 minutos de forma ininterrumpida desde el Hospital San Jorge.

NOTICIAS DESTACADAS