Los Danzantes ha protagonizado un dance muy emotivo. Foto: Álvaro Calvo/Ayto Huesca

Dice la historia que San Lorenzo nació en el año 225 d.C en Huesca y que antes de partir a Roma su vida se forjó entre las calles de la capital oscense. Fue el 10 de agosto del 258 d.C cuando murió en Italia y a partir de ese momento el 10 de agosto de cada año llevaría su nombre y se le recordaría una y otra vez. Hoy Huesca amanecía con tanta emoción como ganas de recordar a su patrón en, posiblemente, uno de los días más mágicos de sus fiestas. Todavía con la resaca, emocional y de la otra, del pistoletazo de salida los oscenses ocupaban la plaza de San Lorenzo poco después de que saliese el sol. El sueño no podía con la emoción y con el uniforme blanco y verde impoluto (en algunos casos) sentados, de pie y apoyados los unos en los otros, algunos vecinos no podían contener las lágrimas al ver entrar uno a uno a los 29 Danzantes que protagonizarían una de las tradiciones más bellas de Huesca.

Entre vítores y aplausos, los danzantes han comenzado a interpretar el dance de «Las espadas», uno de los más impresionantes, el de «Los palos viejos», que ha contado con la presencia de dos nuevos danzantes, el de «Las cintas» con sabor a despedida ya que era el último de un danzante que llevaba más de 50 años bailando y «El degollau», entre otros. Unos dances que han hecho contener el aliento y que, por unos minutos, en la plaza de San Lorenzo no se oyese nada más que el chocar de las espadas y las melodías de la Banda de Música de Huesca que han hecho que los allí presentes sintiesen el erizar de su piel y la emoción de la tradición y la historia de su tierra.

Al grito de «¡Vivan los Danzantes!» y «¡Viva Huesca!» el dance dejaba paso a otro de los momentos más esperados: la salida del busto de San Lorenzo de la basílica El olor a albahaca ha inundado entonces a toda una ciudad volcada en su patrón. Con aplausos y la necesidad de inmortalizar ese momento con los móviles tres años después, recibían los vecinos a una procesión que partía por las calles de la ciudad con los danzantes ofreciéndole su baile al santo y la emoción desbordada. Así, toda Huesca se ha concentrado en las calles que olían a albahaca y tradición en una procesión que ha acabado de nuevo en la basílica donde se ha celebrado la misa solemne presidida por el Obispo de la Diócesis, Julián Ruiz Martorell.

Foto: Álvaro Calvo/ Ayto Huesca

Y así, culminaban los actos más emotivos de una de las mañanas más esperadas por los oscenses. Y como no podía ser de otra manera, los almuerzos en las terrazas y los vermús tempraneros ponían el broche de oro a tanta emoción. Por delante todavía un día con actividades para todos los públicos, desde pasacalles con las diferentes charangas por los barrios, hasta espectáculos para niños en los parques o paseos sobre la narria de La Zaragozana pasando por, por supuesto, las esperadas verbenas para los más jóvenes esta madrugada.

Un día muy especial en Huesca que no ha querido perderse el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, que se reunía con el alcalde oscense, Luis Felipe, durante los actos de la mañana. «El día de hoy es muy emotivo porque, entre otras cosas, podemos compartir con los oscenses sus magníficas fiestas de San Lorenzo, que son, sin duda, unas de las mejores del calendario festivo aragonés. Estas fiestas significan la vuelta a la normalidad después de las restricciones y sacrificios que nos obligó a hacer la pandemia», ha reconocido Lambán.

Así, en este día de San Lorenzo también ha querido recordar a José María Escriche «inventor de estas fiestas que son fruto de la democracia y que hay que atribuir también a un triunfo conjunto en el que se consiguió hacer unas fiestas con un programa de calidad, pero también de jolgorio y diversión», ha culminado.

Cinco minutos contra las agresiones sexuales 

El primer día de las Fiestas de San Lorenzo culminó ayer con cuatro denuncias, tres de ellas de mujeres que alertaban a los cuerpos de seguridad de haber sufrido un pinchazo y otra por abusos sexuales. Como repulsa, las diferentes autoridades se han concentrado este miércoles por la mañana a las puertas del ayuntamiento de la ciudad y han guardado cinco minutos de silencio.

Foto: Álvaro Calvo / Ayto Huesca

Cabe recordar que, con motivo de las fiestas, se han habilitado dos puntos violeta para atender a posibles víctimas de agresiones sexuales. Estos puntos funcionarán este viernes, sábado y domingo de 21.00 a 8.00 horas y están colocados en el exterior del Palacio de Congresos.

 

NOTICIAS DESTACADAS