Un total de 171 personas han sido denunciadas por tenencia y consumo de droga y 13 por porte de armas prohibidas

Durante las fiestas de San Lorenzo la Policía Nacional ha desplegado un dispositivo para garantizar el orden público, la seguridad de los asistentes y el normal desarrollo de los actos. En esta semana de celebraciones se han producido un total de 15 detenciones y se han realizado 184 denuncias. La policía ha hecho un balance positivo teniendo en cuenta la afluencia de visitantes y la gran participación.

Las zonas de ocio han sido las más reforzadas en este dispositivo con el objetivo de prevenir el consumo y tráfico de drogas. Como consecuencia, cuatro personas han sido detenidas por delitos contra la salud pública y se han intervenido bolsitas de ‘speed’ listas para su distribución.

De las 15 detenciones durante este San Lorenzo, cuatro se han realizado por tráfico de drogas, una por abuso sexual, cuatro por violencia de género o doméstica, una por lesiones, tres por quebrantamiento de órdenes judiciales y dos por resistencia o desobediencia a agentes de la autoridad. Con respecto a las 184 personas denunciadas, un total de 171 se han realizado por tenencia y consumo de drogas y 13 por llevar armas blancas y objetos considerados peligrosos.

En cuanto a los eventos taurinos, tres han sido las personas expulsadas de la plaza de toros por alteración del orden público.

Servicios asistenciales y de prevención

Agentes uniformados y de paisano han estado presentes en los principales actos para garantizar la total normalidad de los eventos y ofrecer al ciudadano una presencia inmediata, lo que ha permitido prestar gran cantidad de servicios asistenciales y humanitarios.

Durante estos días de fiestas se ha activado el protocolo ante posibles “pinchazos” ya que seis mujeres y un hombre manifestaron notar un pinchazo. Todos ellos fueron derivados al Hospital San Jorge para su atención y ninguno ha sido víctima de ningún delito. Tres de los afectados han decidido interponer una denuncia.

Asimismo, los agentes han velado porque los establecimientos cumplieran con las medidas de seguridad adecuadas y su personal trabajara cumpliendo los requisitos administrativos preceptivos, realizándose inspecciones por parte del Grupo de Seguridad Privada y del Grupo de Extranjeros, en conjunto con la Inspección Provincial de Trabajo.

La policía oscense también ha controlado las zonas residenciales de la periferia y polígonos industriales con el objetivo de prevenir robos.

Refuerzo policial y coordinación

Para garantizar la seguridad, la plantilla de Policía Nacional de Huesca ha recibido el refuerzo de efectivos procedentes de las Comisarías de Jaca y Canfranc, así como de las Unidades Especiales de Guías Caninos, Medios Aéreos, Brigada Móvil, Grupo de Carteras, Unidades de Intervención Policial, Unidades de Prevención y Reacción y Grupo Operativo de Respuesta de la Jefatura de Aragón.

Asimismo, se destaca la excelente coordinación con la Unidad de Policía Nacional adscrita al Gobierno de Aragón, el Cuerpo de Policía Local y con los servicios de Protección Civil, servicios sanitarios, Bomberos, Cruz Roja y Seguridad Privada.

NOTICIAS DESTACADAS