El primer ataque se produjo en una paridera situada en la zona de huerta de Robres

El Gobierno de Aragón ha informado de que el análisis genético de la muestra de excrementos recogida en las proximidades de Robres (Huesca) en uno de los ataques de las últimas semanas, revela que procede de un Canis lupus Italicus, lobo italiano.

Los análisis se han realizado en la Universidad de Barcelona y acaban de ser conocidos por el Servicio Provincial de Huesca. Por ello, el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente incluirá a la localidad de Robres en la próxima convocatoria de ayudas para hacer frente a los sobrecostes derivados de la presencia del lobo y el oso para la ganadería extensiva.

Este anuncio llega el mismo día en el que la localidad ha amanecido con otro ataque al mismo rebaño, el tercero en apenas dos semanas. Así lo denuncian desde el sindicato UPA, quienes también reclaman medidas a la DGA

El segundo tuvo lugar a principios de este mes y se saldó con seis cabezas de ganado muertas. Antes, ya existía la alerta en la zona por el precedente de Torralba de Aragón, que también se confirmó como tal. El primero, en la noche del 5 al 6 de septiembre y con apenas tres días de diferencia, provocó la muerte de otras nueve.

NOTICIAS DESTACADAS