Rescate a 340 metros del suelo de dos escaladores heridos muy graves en Ordesa

Un desprendimiento de rocas provocó este miércoles por la tarde que dos escaladores quedaran colgados inconscientes a 340 metros de altura en el pico Tozal de Mallo Ordesa en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Los especialistas del Grupo de Rescate e Intervención de Montaña (Greim) de Boltaña se dirigieron inmediatamente al lugar, enfrentándose a un complicado rescate que duraría cerca de siete horas.

El aviso se recibió sobre las 17.00 horas en la Sala COS 062 de la Guardia Civil de Huesca, en la que un escalador informaba que otros dos escaladores habían sufrido un accidente por el desprendimiento de unas rocas en la parte superior de una de las paredes del pico Tozal de Mallo Ordesa en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, en el municipio de Torla. Inmediatamente se enlaza la llamada con el Greim Boltaña y este les comunica que los accidentados se encuentran colgados de sus cuerdas al vacío a una altura aproximada de 340 metros del suelo en estado inconsciente.

Muere un parapentista británico de 50 años tras accidentarse en el Pico Gallinero de Castejón de Sos

Se avisa inmediatamente a la unidad aérea de Logroño, el Greim de Boltaña y el médico del 061 que se dirigían a otro rescate, pero cambian de dirección hacia el Tozal de Mallo. Se activa un segundo equipo de rescate del Greim Boltaña y el helicóptero deposita a los especialistas en la cima del Tozal. Tras localizar al escalador que realizó la llamada y a los accidentados en una pequeña repisa en una zona inferior, descienden mediante rápel hasta ellos extremando al máximo las medidas de seguridad para no provocar una nueva caída de piedras.

Tras la llegada del segundo equipo de montaña y el médico, dada la complejidad y dificultad del terreno, se prevé que el rescate se alargue durante la noche por lo que el helicóptero regresa a su base en Logroño. Entre ambos equipos y con ayuda del médico del 061 se decide utilizar la cuerda del rápel como cuerda tractora para iniciar la elevación de uno de los heridos que tras una primera asistencia se considera herido muy grave y posteriormente se inicia la elevación del segundo, resultando el ascenso hasta la cima del pico muy laborioso.

Una vez en el pico y ya con la noche encima, los escaladores son estabilizados, pero ante la gravedad de uno de ellos y la imposibilidad de vuelo del helicóptero de la Guardia Civil por falta de luz, se solicita colaboración de la Gendarmería Nacional Francesa que dispone de un helicóptero para realizar vuelo nocturno. Ante el riesgo de que el accidentado más grave perdiera la vida si no recibía asistencia médica, entorno a la media noche, el helicóptero francés evacuó a los heridos al Hospital de Pau (Francia). Se trata de dos varones oscenses de 56 y 58 respectivamente. El Greim y el médico se quedaron en la cima del Tozal para su recogida durante la mañana.

NOTICIAS DESTACADAS