La consejera de Sanidad, Sira Repollés
Estará en funcionamiento a comienzos de 2023

La salud mental está en boga y así lo recogen los Presupuestos de Sanidad para 2023 en Aragón. Según ha dado a conocer la consejera, Sira Repollés, el texto recoge una inversión de 1,5 millones para la residencia infanto juvenil de Huesca, para tratar pacientes con patologías de este tipo. La previsión es que esté en funcionamiento “en los primeros meses” del próximo año 2023.

Repollés anunció su construcción el mes pasado, coincidiendo con la apertura de la nueva planta de psiquiatría del Hospital Clínico de Zaragoza. La responsable sanitaria no aportó los detalles que ahora ha desvelado, pero sí insistió en la necesidad de abordar los problemas relacionados con la salud mental. Entonces, lo demostraban los datos, ya que por esa planta pasaban “entre 130 y 140 nuevos pacientes cada año”, y han proliferado conductas en los últimos tiempos como “el acoso escolar, las autolesiones no suicidas o los trastornos de la conducta alimentaria”.

En el nuevo Presupuesto, cobra un mayor protagonismo de acuerdo a los datos. La cifra para convenios aumenta un 12%. Es decir, pasa de 12,1 a 13,6 millones, dentro de los que se encuentran 1,5 para la residencia. Además, el Salud destinará, dentro del capítulo de personal, 1.750.000 para nuevas contrataciones en este área.

Es una cuestión que ha generado cierta unanimidad entre los grupos políticos. Eso sí, la presentación de las cuentas ante los grupos, Izquierda Unida ha exigido la contratación de más profesionales de psicología para los hospitales aragoneses. Podemos ve también con buenos ojos las políticas de cuidado de la salud mental, pero potenciando un modelo con mayor peso de la sanidad pública.

NOTICIAS DESTACADAS