En Astún y Candanchú se esperan unos espesores de entre 20 y 70 centímetros

Las estaciones de Astún, Candanchú y Formigal-Panticosa, esta última dentro del grupo Aramón, darán este sábado 3 de diciembre el pistoletazo de salida a la temporada de esquí. A ellas se sumará el martes 6 la estación de Cerler para aprovechar los posibles puentes de comienzo de mes.

El dominio esquiable 100K de Astún y Candanchú, donde se esperan unos espesores de entre 20 y 70 centímetros en 57 kilómetros esquiables, cuenta con 102 pistas, 14 itinerarios y 40 remontes con una capacidad de transporte de 46.000 personas por hora. A partir del día 3 de diciembre, ambas estaciones estarán comunicadas de manera permanente por un servicio de transporte gratuito.

La posibilidad de practicar un amplio abanico de disciplinas de deportes de invierno en un entorno de orografía muy variada es uno de los atractivos del proyecto 100K. Así se podrá realizar en el mismo espacio esquí alpino, snowboard, esquí nórdico o biatlón entre otras posibilidades. El snowpark, zonas de trineos, jardín de nieve, Barambán (apreski en pistas) y una oferta gastronómica diversa y de auténtico nivel complementan las peculiaridades del nuevo 100K.

Para finalizar, la proximidad a Francia y a las poblaciones del Valle del Aragón, en particular a Jaca, corazón del Pirineo Central, importante centro comercial y económico y primera capital del antiguo Reino de Aragón, permiten un “apréski” realmente “redondo”. En la pista de hielo se dan eventos de todo tipo, nacionales o internacionales. Patinaje artístico sobre hielo, curling o liga nacional de hockey son algunos de ellos además de la posibilidad de convertirse en protagonistas como practicantes en la misma.

Por su parte, a pesar de las nevadas de los últimos días, las estaciones de Javalambre y Valdelinares, en el Sistema Ibérico turolense, no pueden cumplir con unos estandartes mínimos de calidad que ofrecer para la práctica del esquí.

LO MÁS VISTO