El desprendimiento ha ocurrido sobre las 05.45 horas de la madrugada. Foto: @Gremat_org

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha reabierto la carretera N-230 con un paso alternativo, tras los desprendimientos de roca que esta madrugada han obligado a cortar el tramo en los kilómetros 114.5 y 115, a la altura de la localidad oscense de Santoréns en Huesca. Este municipio pertenece a Sopeira y se encuentra muy cerca de Cataluña.

El desprendimiento ha ocurrido sobre las 05.45 horas de la madrugada y se ha procedido al corte de la circulación en ambos sentidos, que se ha prolongado hasta las 14.00 horas, cuando se ha habilitado el paso.

LO MÁS VISTO