Aínsa en Navidad
Los datos están muy cerca de igualarse a los obtenidos antes de la pandemia

Los datos recogidos en la oficina de turismo de Aínsa durante 2022 muestran el aumento de turistas con respecto al año anterior en un 6,5%, llegando a registrar 45.056 visitantes. Estos datos explican cómo el turismo se mantiene en la senda de la desestacionalización, sobre todo entre marzo y diciembre, acusando una bajada de la presión en los meses que por antonomasia han sido los más frecuentados: julio y agosto.

Según la concejal de turismo, Beatriz Salcedo, “continuamos recuperando turistas para estar cerca de los números del año 2018, que fue el más importante, o de 2019”. “Estos datos demuestran que la actividad que se realiza en Aínsa y en la comarca redundan en el aumento de visitantes y consigue, al mismo tiempo, que sea fuera de la temporada alta”. Salcedo incide en que el positivo balance “fomenta la apertura de los establecimientos durante más tiempo y genera trabajo continuado, ayudando al asentamiento de población y a dar más seguridad en el empleo”. Por otro lado, las cifras globales demuestran que se está recuperando al turista internacional, “aunque de algunos países está costando todavía igualar los números de antaño”.

Este mes de diciembre han pasado por la Oficina de Turismo local 2.330 personas solicitando información sobre el municipio, lugares de interés, senderismo o, como es habitual, sobre el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Según los informes, los senderos siguen siendo uno de los baluartes de la comarca de Sobrarbe, por donde cada día transitan un mayor número de personas ya sea andando, corriendo o en bicicleta.

LA NAVIDAD, PUNTO FUERTE

Estas navidades también ha habido dos puntos de interés considerables en Aínsa. Por un lado la fiesta de Nochevieja, que reunió en el Castillo a casi mil personas. Muchas de ellas venidas de otras poblaciones para recibir 2023 en Sobrarbe, dando paso al nuevo año sin ningún incidente destacable.

Por otro lado el mercado navideño, que puso este domingo de Año Nuevo su punto y final tras una semana de programación. Actividades, encuentros, artesanía o productos locales han llenado las tardes de invierno alrededor de la hoguera. “Ha sido nuevamente un lugar de reencuentro entre las personas de la comarca y los turistas que han pasado estos días por Aínsa para disfrutar de un buen caldo o de unos churros”, tal como explica la concejal de Sanidad y Bienestar Social, Susana Pérez. Muestra igualmente su satisfacción por la gran afluencia diaria, “superando el medio millar de visitantes cada tarde desde el pasado lunes 26 de diciembre, algo que nos impulsa a seguir apostando por esta iniciativa que nació el año pasado con vocación de perpetuarse en nuestra agenda festiva”.

El mercadillo ha contado con el respaldo del Foro de Empresarios de Aínsa-Sobrarbe, alcanzando en esta edición las once casetas dispuestas alrededor de la hoguera y unos resultados de venta muy importantes. Los propios comerciantes han agradecido el esfuerzo de crear este espacio, un lugar en el que sobre todo los más pequeños de la casa han encontrado su punto de encuentro ideal, con diversas actividades pensadas para su edad y una participación muy activa. Los más jóvenes también han tenido su oportunidad por los grupos musicales locales que han intervenido en el escenario y por la venta de alimentos para el viaje de estudios del instituto.

LO MÁS VISTO