Unidad de psiquiatría del Royo Villanova
En los últimos meses, el Salud ha inaugurado la planta de Psiquiatría Infantil del Clínico y la convencional del Royo Villanova

Su apertura estaba prevista para comienzos de este año, pero casi terminado enero continúa sin ubicación. La residencia de salud mental infantojuvenil de Huesca, en la que se invertirán 1,5 millones de euros, es uno de los proyectos sanitarios más destacados del final de la legislatura en el marco de la estrategia de Salud Mental, aunque por el momento tocará esperar para verla en funcionamiento.

Tal como confirma el Obispado de Huesca a este medio, la residencia sacerdotal de la plaza de la Catedral fue una de las ubicaciones propuestas para acoger el centro. Se trata del Antiguo Convento de las Siervas de María, cedido hace varios años a la diócesis. En las conversaciones con la DGA, se exploraron distintas fórmulas para la cesión, compra o incluso alquiler del edificio, si bien finalmente las negociaciones no cristalizaron pese a estar cerca de un acuerdo, y Sanidad tuvo que continuar la búsqueda.

Desde el departamento, inmerso en el proceso de encontrar un nuevo emplazamiento en la capital altoaragonesa, aseguran que no hay novedades al respecto “después de que el arzobispado denegase la posibilidad de colocar ahí las instalaciones”.

En la actualidad, la ciudad oscense cuenta con dos unidades para adultos, la USM Pirineos, en la calle Felipe Coscolla y la del Perpetuo Socorro, en Ramón y Cajal. Para jóvenes, presta el servicio otra en la calle Félix Lafuente (Usmij Huesca). Asimismo, en la lista del Salud figuran también dos centros asignados para cumplir estas funciones, el de Santo Grial y el de Avenida Pirineos, que también atiende el sector sanitario Huesca Rural. Barbastro, Monzón y Fraga son los otros puntos de la provincia que disponen de estas instalaciones.

La residencia sacerdotal fue la primera ubicación propuesta, pero las negociaciones no cristalizaron en un acuerdo

PLANTAS RENOVADAS

En los últimos meses, Sanidad ha inaugurado en Zaragoza dos plantas renovadas de Psiquiatría. La primera, infantil en el Hospital Clínico de Zaragoza. Vio la luz en octubre con doce camas, más una adicional para personas con síntomas de agresividad o conductas autolesivas. Una reforma justificada en la proliferación de los trastornos de salud mental, que como se recordó en la inauguración, han llegado a provocar incluso esperas en los ingresos hasta la apertura de las nuevas dependencias.

En el Royo Villanova, se hizo lo propio con la de Psiquiatría convencional, con una inversión de 234.000 euros y espacio para 24 personas. Abrió sus puertas en diciembre, después de tres meses de reformas. Ambas instalaciones tienen en común la adaptación de los espacios comunes para favorecer una mejor convivencia, el uso de elementos como la luz natural y la introducción de técnicas como la terapia ocupacional. En definitiva, un proceso de “humanización” en el trato a los pacientes.

LO MÁS VISTO